Hoy en día, la digitalización es una necesidad, no sólo para facilitar el teletrabajo, sino por todos los beneficios que aporta a las organizaciones de transporte, con los datos de los vehículos como elemento clave para mejorar la eficiencia y la seguridad en carretera, y para reducir los costes y aumentar la productividad de las flotas.

Durante el pasado año, muchas empresas vieron la necesidad de acelerar sus procesos de transformación digital para hacer frente a los cambios provocados por la pandemia. Multitud de equipos se vieron obligados a trabajar desde casa y, aunque los conductores de camiones siguieron al pie del cañón para proveer de alimentos y de productos básicos a la población, una gran parte del personal de las empresas de transporte tuvo que comenzar a teletrabajar. Una situación que ha acabado por imponerse en muchas organizaciones.

Pero lo que en un principio fue una crisis que obligó a replantear la forma de trabajar de las empresas, se convirtió en una oportunidad para digitalizar el flujo de trabajo.

La digitalización, una necesidad

A día de hoy, la digitalización es una necesidad. Y no sólo para facilitar el teletrabajo, sino por todos los beneficios que aporta a las organizaciones de transporte. Los datos de los vehículos son la clave para mejorar la eficiencia y la seguridad en carretera, así como para reducir costes de combustible, mantenimiento y reparaciones y aumentar la productividad de las flotas.

La crisis de la pandemia que obligó a replantear la forma de trabajar de las empresas, se ha convertido en una oportunidad para digitalizar el flujo de trabajo, e integrar los datos de los vehículos para aumentar la productividad de las flotas.

 Mayor productividad y gestión de los conductores.

La digitalización permite establecer la programación diaria, de forma que el equipo en carretera cumpla con sus tareas con el menor kilometraje posible, estableciendo la mejor ruta y la secuencia de visitas más eficiente. También se puede visualizar la situación de los vehículos sobre un mapa, así como el estado del tráfico y de las carreteras. De esta forma, es posible modificar las rutas cuando sea necesario con el fin de mantener el horario previsto.

 La digitalización de la flota ayuda a automatizar y mejorar procesos para ganar productividad.

Asimismo, posibilita registrar las horas de trabajo y de descanso, de manera que se puede tener en cuenta las horas de las que dispone un conductor de cara a la planificación de las rutas. Además, tanto si se necesita registrar los horarios de trabajo a efectos de nómina como para cumplir la normativa europea, esto se puede hacer de forma automática.

También le puede interesar: Logística de la cadena de frío y última milla, siempre en alta presión

Otro aspecto importante es que permite mejorar el estilo de conducción, supervisando la forma de conducir de los vehículos (excesos de velocidad, maniobras bruscas), así como detectando situaciones de peligro, como puede ser consultar el teléfono móvil al volante. De esta manera se incrementa la seguridad vial.

Estos son sólo algunos ejemplos, pero la digitalización ayuda de muchas otras maneras.

Fuente: https://www.cadenadesuministro.es/

Compartir