Jean Piaget estableció que el proceso cognitivo de los humanos (niños) se desarrolla en cuatro grandes etapas a las cuales definió como “Estadios”. Estas etapas del proceso cognitivo se suceden como acciones y hechos destacados y significativos que se van sucediendo correlativos en el tiempo. A grandes rasgos la sucesión de procesos se da desde el nacimiento pasando por la incorporación del lenguaje articulado, la vinculación social a través del juego con roles ficticios y la asociación con sus pares, la empatía que permite identificase con el resto. Siguiendo con su maduración cognitiva logra establecer la lógica para la resolución de problemas concretos (no abstractos) e incluso la clasificación de apariencias de la realidad y un pronunciado abandono del egocentrismo.

Y en la última etapa, el individuo adquiere  una madurez tal que le permite desarrollar la capacidad de utilizar su lógica para establecer razonamientos hipotéticos deductivos (entiéndase como: observación, fijar y clasificar un objeto de estudio, crear hipótesis para explicar tal o cual fenómeno, análisis de consecuencias, verificación y comprobación, etc).

Formalizando un anclaje teórico, el desarrollo cognitivo según Piaget cuenta con varios factores indispensables. Entre ellos, la maduración del conocimiento es un proceso a través del tiempo. Así mismo, los procesos logísticos requieren y necesitan  de un aprendizaje sustentado por la praxis y la acción de hacer (aprender haciendo) a través de una “asimilación” y la “acomodación” del desarrollo cognitivo de la logística en función al medio social y físico que se corresponde los distintos escenarios o “estadios” del proceso logístico. El buen desarrollo y aplicación del proceso logístico necesita, tal como lo expresa Piaget de un lenguaje propio estructurado,  la asimilación y asignación de roles en la cadena logística, la maduración del conocimiento logístico, la socialización del conocimiento logístico y del razonamiento hipotético deductivo para resolver problemas reales y concretos (y por qué no) abstractos. En retrospectiva y en prospectiva las distintas etapas del proceso logístico es, de hecho, un proceso social y socializador.

Es un común denominador que cuando se habla de logística en coloquios y seminarios se da por descontados que todos saben de qué hablamos. Es más, cuando se enseña (académicamente) sobre logística, es casi una obviedad que todos los docentes de todas las asignaturas saben y conocen qué es en sí mismo un proceso logístico sin importar que el docente dicte un curso de lengua extranjera o bien cómo lograr que el profesor de derecho comprenda que la legislación puede ser un puntal vital y crucial en el proceso global del proceso logístico. Es aquí donde uno debe suponer que la “logística educativa” cuenta con una planificación estratégica para satisfacer la necesidad del destinatario final. Pues bien, la verdad nos dice que un cocinero jamás relacionaría  que  su  trabajo  implica  y  necesita  de  mucha planificación  logística.

¿Cuántos kilos de patatas se necesitan para el puré de los cincuenta platos del restaurant? Como tampoco lo hace el enfermero. La dosis de antibióticos no requieren de las “3C”. Cuándo darle la dosis al enfermo, cuánto de dosis necesita el enfermo y cómo se necesita darle la dosis al enfermo. Entonces; ¿el enfermero hace o no logística? En una operación quirúrgica el instrumentista, que forma parte del equipo médico, necesita realizar un inventario del material antes y después de la operación. ¿Qué consecuencias tendrá si al cerrar la herida nos damos cuenta que del inventario inicial falta una tijera?. O bien ¿qué ocurriría si el cirujano no cuenta con el escalpelo al momento de operar?. ¿Se debe o no hacer una previsión de materiales antes de una operación?

De hecho, los procesos logísticos se desarrollan todos los días, en todas partes. La realidad, el dato preciso nos hace suponer que hay “cinco estadios” del proceso logístico: 1- La Logística Ordinaria (común y habitual); 2- La Logística Preliminar; 3- La Logística de Moda; 4- La Logística de Necesidad y 5- La Logística de Servicio.

A medida que transcurre el tiempo, el sentido propedéutico del proceso y la gestión logística se hace y gana terreno. Las competencias del entendimiento logístico maduran y evolucionan, a decir de Vygotsky; debido a la construcción de andamios cognitivos para alcanzar nuevas competencias en la materia. Quizás, debido a una razón natural, hay quienes planifican y ejecutan un proceso logístico a diario sin saberlo o bien, desconocen que ponen en obra un conjunto de actos y fases sucesivas para alcanzar un objetivo, cualquier sea éste, de forma (cuasi) organizada con la finalidad de obtener el mejor beneficio.

 La Logística Ordinaria (común y habitual)

Ésta es una logística que se desarrolla en el ámbito familiar, en pequeñas organizaciones sociales o comunidades. Difícilmente la acción y el acto logístico se identifique en algún momento pero, cuando se analiza en profundidad el conjunto de medios y métodos que se necesitan para satisfacer las necesidades básicas de una familia, el resultante no es otro que una demostración cabal de un proceso logístico. Una persona, una pareja o una familia barajan datos para organizar su alimentación, educación, recreación, etc.

Todo se hace en base a un presupuesto, por lo tanto hay un análisis de proveedores y  precios. Además de llevar a cabo una planificación táctica sobre la conveniencia de hacer las compras de forma diaria, semanal o mensual evaluando distancias, tiempo, costo y beneficio. Claro está, también existe una relación minuciosa entre los ingresos  y gastos económicos del presupuesto familiar. Se perciben claras tendencias de aprovisionamiento y stock.

Ejemplo claro de todo esto son las fiestas navideñas y fin de año. Pensemos por un segundo ¿cuánto tiempo nos lleva planificar el cumpleaños de nuestros hijos o una reunión de amigos? ¿No basamos la planificación en base a “datos” (cantidad de invitados adultos y menores; tiempo que dura la fiesta; el espacio físico  con el que se cuenta; el horario y un sinfín de etcéteras? ¿La variable de factores ajenos e imprevistos, como las probables inclemencias climáticas, no afectan la planificación (si hace mucho calor, habrá más consumo de bebidas, por ejemplo)? Evidentemente, hay todo un proceso logístico que es ignorado como tal.

La Logística Preliminar

A decir verdad, quizás comenzamos tal como terminamos el párrafo anterior. Generalmente se ignora que detrás de los resultados se han seguido los pasos de un verdadero proceso logístico. Éste es un proceso logístico que lo desarrollan los pequeños negocios y empresas. Un carpintero planifica el presupuesto de su trabajo en base a los datos obtenidos: tipo de trabajo a realizar, cantidad de materiales que necesita, tiempo que lleva el trabajo, el costo de los materiales (costo que se traslada al cliente final), proveedor (generalmente es un comercio de confianza por antigüedad que, indirectamente, el carpintero hace de su proveedor un socio de su negocio), planificación de horas a trabajar, cantidad de recursos humanos, horarios y días disponibles por el cliente, lugar de trabajo (en caso de necesitar herramientas e indumentaria de seguridad), etc.

Lo mismo ocurre con el  dueño de un quiosco. Éste hará un análisis de proveedores, precios, cantidad a comprar según la demanda (cabe la posibilidad de un análisis según la fecha de vencimientos de los productos), tiempos de entrega de los proveedores, la probable vida útil de los productos comercializados, el conocimiento de sus clientes y las tendencias de consumo, días y horarios de trabajo, incorporación de servicios (ventas de prepagos en telefonía, juegos de azar, etc), incorporación de valores agregados (entregas a domicilio sin costo, etc), superficie en metros cuadrados y cúbicos aprovechables, público objetivo, zona y ubicación, costos fijos y variables, etc.

Obviamente el sentido comercial propiamente dicho hacen que las variables del mercado (oferta/demanda) necesiten de una estructura preliminar más consiente ante las especificidades del negocio en sí mismo, entre otros, la competencia. No obstante, hay cierto desarrollo empírico del proceso (logístico) que puede ir variando de la casualidad a la causalidad. En definitiva, los números no mienten.

La Logística de Moda

Honestamente, creo comprender que es un reflejo de las tendencias. La logística es, a pesar que históricamente el hombre ejecuta procesos logísticos desde el tiempo de las cavernas, un concepto moderno. Tal como en su momento los pantalones “Oxford” marcaron una época. Lo mismo sucede con los procesos, aplicación y desarrollo logístico. Pero, para el buen entendedor, el proceso y la gestión logística llegó para quedarse. El mayor problema de éste “estadio logístico” es que las empresas que intentan aplicar un proceso o un área logística no comprenden exactamente cuáles son sus beneficios reales y tal vez, no existe un real interés en hacerlo.

Casi como una verdad absoluta, el mayor obstáculo es, en esencia, que la unidad de negocio principal de ésas empresas no es la logística. La empresa fija su foco comercial en otras áreas y cree suponer que la creación de un área de logística, operaciones, expedición o depósito (la denominación del área puede ser tan variable o imprecisa como la idea misma) por sí solo arroja resultados positivos. Por lo general se habla con cierto desdén o con sentido peyorativo sobre éstas áreas. Muy pocas veces se logra comprender el real alcance y los óptimos resultados si el proceso es bien engendrado, madurado y desarrollado.

A menudo la empresa sabe y reconoce que el servicio que se le brinda a sus clientes a través de una buena gestión logística se traduce en una baja de costos significativos y en una reingeniería de los procesos de toda le empresa. Sin mencionar y resaltar la cualidad de valor agregado que eso supone para la empresa y sus clientes. No obstante, se invierte poco en infraestructura y recursos, pero contradictoriamente, se establece una identidad concreta ante el diferencial que provoca el servicio al cliente y la competencia. Incluso, éstas empresas se caracterizan por tener una pésima relación de 80/20 en su plantilla laboral. Se refuerzan las áreas administrativas y disminuye el operativo.

Son empresas en las cuales el estrés operativo y emocional se evidencian cuando se leen avisos de oportunidades laborales tales como “…tolerancia a trabajar bajo presión”. Incluso, se establece una cultura del principio de contradicción. Es imposible desarrollar o no desarrollar un proceso logístico al mismo tiempo. De hecho, la propuesta es cambiar, pero el cambio jamás se materializa. Por lo tantola logística en estas empresas es solo nominal, el proceso escasea y la planificación operativa entre áreas tiende a ser mínima o nula. La convivencia y coexistencia entre departamentos tiene un sentido “unplugged”.

La Logística de Necesidad

En éste cuarto estadio se encuentran las  empresas  de grandes superficies: hospitales, supermercados, compañías de e-commerce, laboratorios, etc. Son grandes empresas con un gigantesco volumen de movimientos, producción y cadenas de suministros (interna y externa) pero que su unidad de negocio no es precisamente el servicio logístico. La evolución y crecimiento macro obligan a éstas empresas a invertir en centros logísticos propios diseñados según sus necesidades. Se invierte fuerte en infraestructura, tecnología y recursos humanos.

Se apunta a una capacitación y formación de su plantilla de trabajo destacando la importancia del valor agregado de la tarea realizada en cada eslabón del proceso. Se orienta a implementar una cultura de Investigación y Desarrollo (I+D) para que la dinámica y flujo de  procesos mejoren según los objetivos. Existe una correlación directa entre la determinación y el entendimiento de todas las áreas involucradas. Se busca  innovar para optimizar tiempos y costos. Se piensa en prospectiva, analizando los datos del pasado y, por sobre todas las cosas, fijar un método organizado  estratégicamente en base a una Planificación Integrada de Ventas y Operaciones (S&OP) que derivan de la previsión y el presupuesto. Se fundan criterios de lenguaje piramidal y la planificación es multidisciplinaria, hay un ajedrez logístico operativo donde intervienen todas las áreas con ERPs claros y determinados. Nada queda sujeto al azar. Los planes pueden fallar pero, inclusivamente, además, hay una gestión de los errores que mejoran la calidad del proceso.

La Logística de Servicio

En este estadio se encuentran las empresas de servicios logísticos por excelencia. Su unidad de negocio es puramente el servicio más amplio en el campo de la logística y el supply chain management. Se invierte mucho en infraestructura, tecnología y recursos humanos al servicio de sus clientes. También hay un alto grado de I+D y se garantiza una eficaz y eficiente optimización en los flujos operativos logísticos de sus clientes.

Los Operadores Logísticos garantizan un universo de respuestas posibles a un abanico extenso de necesidades logísticas. La comunicación en tiempo real y el monitoreo on line de stocks o rutas son denominadores comunes puestas a la orden de los clientes. Entre las ofertas de servicios se pueden encontrar: servicios de apoyo logístico (se pueden ver en los eventos de Fórmula Uno; productoras cinematográficas; conciertos; galas de moda, etc.) o servicios “in house” con desarrolladores e implementadores logísticos.

Estas empresas cuentan de ante mano  con el know how que le permiten estar del lado de las soluciones y ser parte de las soluciones operativas logísticas. “El ser y el debe ser” de estas empresas es el servicio logístico. Se respiran procesos logísticos, le quitan preocupaciones a las empresas que necesitan manejar un volumen grande de operaciones logísticas pero, en las cuales, la vitalidad del negocio se encuentra en otra parte. La misión y la visión de éstas empresas de servicio logístico está en brindar el mejor servicio y desarrollo. No solo administran los bienes ajenos, sino que los gestionan. Así y todo no son infalibles,  pero  la búsqueda de oportunidad de mejoras son una constante.

Conclusiones

Habiendo hecho una descripción de éstos cinco estadios logísticos; podemos suponer y comprender que existen grandes diferencias en la concepción y comprensión de los procesos logísticos. Se puede lograr ser y hacer un proceso logístico. Se puede parecer a un proceso logístico o se lo puede padecer al proceso logístico.

De todos, el tercer estadio es el más complejo para efectivizar un proceso logístico. Hay un paréntesis en el que se hace y no se hace logística y se contradicen las intenciones. Hay quienes simplemente se estancan y se quedan en su área de confort logístico. Y también están aquellos que buscan generar y provocar un cambio de sus procesos logísticos. Incluso podríamos llegar a decir que estos cinco estadios logísticos son una especie de “categorías aristotélicas” y quién podría negar que Aristóteles no planteaba indicios de procesos logísticos cuando habló del sentido técnico de las categorías como: Cantidad, Cualidad, Relación, Lugar, Tiempo, Condición, Acción o Pasión.

Quizás, para finalizar, la existencia de los procesos logísticos serían como una definición de “composibilidad” de Gottfried Leibniz “Todo lo que es posible, es decir, no contradictorio consigo mismo, tiende a existir”.

 Fuente: https://meetlogistics.com

Compartir