Hyundai Construction Equipment ha lanzado una nueva carretilla elevadora multifunción diésel de servicio pesado: la 160D-9L, con una capacidad de carga de 16 toneladas, un centro de carga de 1200 mm y es 30 cm más baja que la 180D-9.

Esta máquina cuenta con un motor Cummins QSB6.7 de 122 kW / 2300 rpm, que cumple la norma Fase IV. Desde la firma aseguran que utiliza un catalizador de oxidación diésel y una reducción catalítica selectiva (SRC), con AdBlue como aditivo, para alcanzar las emisiones de la Fase IV. Esta combinación de DOC y SCR reduce los tiempos de inactividad.

El vehículo cuenta con un sistema hidráulico de detección de carga. Por su parte, las bombas de desplazamiento variable Bosch Rexroth «garantizan un uso más eficiente de la potencia» y, por lo tanto, reducen el consumo de combustible, lo cual puede suponer un 5-10% de ahorro de energía, según el uso.

También le puede interesar: Samsung diseña pantalla para salvar vidas en carretera

La posición de los pedales se ha revisado y la columna de dirección también puede ajustarse, a lo que hay que añadir un asiento de diseño ergonómico con suspensión y un sistema de ajuste de peso. La carretilla también incluye un limitador de velocidad de serie programable a través del monitor de la pantalla.

En función de la aplicación, el operador puede seleccionar el modo del motor: el modo STD reduce el uso de combustible cuando la máquina maniobra con carga ligera y el modo de potencia en caso de trabajo pesado o cuando se opera en una pendiente.

Un indicador de carga ofrecido como equipamiento opcional comprueba la presión en el cilindro de elevación para calcular el peso en las horquillas. La carga se indica en la pantalla y, si se produce una sobrecarga, el operador recibe una alerta mediante un sonido de advertencia y el monitor muestra el peso de la carga parpadeando en rojo.

En el caso de máquinas con mástil triple, el cilindro de elevación «ofrece al operador una mayor visibilidad» y el espejo panorámico «mejora la visibilidad», según la firma. Asimismo, se incluye como equipamiento opcional una cámara de visión trasera con hasta cuatro cámaras a cada lado. Cuando el operador circula marcha atrás, se activa automáticamente una cámara de visión trasera (opcional) en la pantalla para aumentar la seguridad al efectuar la maniobra.

Seguridad
Para evitar que la máquina sea manejada por personal no cualificado y para protegerla frente a robos, existe una función de limitación del arranque del motor, que requiere una activación personal en forma de código de entrada. Entre otras medidas antirrobo, se incluyen un dispositivo de bloqueo de la tapa del depósito para evitar el robo de combustible y un tapón opcional.

En la 160D-9L se combinan un nuevo sistema de freno de mano eléctrico y una función antiretroceso, vinculada al OPSS (sistema de detección de presencia del operador). Esto significa que si la máquina se inclina más de tres grados y se detiene, el freno de mano se activará automáticamente para evitar el retroceso de la máquina. Para liberar esta función, el conductor deberá pisar el acelerador para que la máquina se desplace nuevamente como de costumbre sin que la rueda patine.

Mantenimiento
La carretilla elevadora 160D-9L cuenta con un sistema de inclinación electrohidráulico en la cabina que permite el libre acceso a todos los componentes principales y que facilita y acelera el mantenimiento de todos los componentes de la transmisión.

La 160D-9L está equipada con un monitor en color digital LCD que informa al operador de los datos operativos, de las advertencias de seguridad y de los límites de velocidad. Todos los ajustes pueden gestionarse a través de esta pantalla.

El motor y los sistemas de refrigeración están protegidos frente a obstrucciones gracias a las cubiertas para los neumáticos traseros. Además, existe una placa protectora inferior como equipamiento opcional. Las opciones de mástil, por último, incluyen un mástil doble o triple de 3 a 7 metros.

Fuente: http://www.logisticaprofesional.com

Compartir