En el caso de Perú, los fletes en la ruta Callao-Asía alcanzan actualmente hasta los US$14.000 por contenedor

La crisis logística generada por la pandemia ha afectado a todos los eslabones de la cadena logística, generando falta de espacio en las líneas navieras y aerolíneas y “congestionamiento” en puertos. Lo que ha impactado a importadores y exportadores que se han sufrido largas esperas por sus productos, e incluso pagando hasta el 500% más en fletes provenientes de China. Raúl Saca, jefe de logística para la región de las Américas de DP World, asegura que “mucha de la gente en la industria naviera, que es la que transporta la mayor cantidad de carga, no espera mejoría en los fletes, ni mejoría en [disponibilidad de] espacios hasta el 2023, es una realidad un poco difícil”.

El sector vive desde 2020 momentos desafiantes, dijo Javier Ayala, de la Asociación Salvadoreña de Agentes de Carga y Transitarios (ASAC), dada la escasez de buques y contenedores, el incremento en la demanda de bienes y que por el aumento en volúmenes hay problemas de “congestionamiento” que causan el retraso de las travesías. Todas estas variables generan el encarecimiento de los fletes, pero actualmente es el menor de los problemas.

Aparte de la anticipación y la automatización, como métodos para prever retrasos, Saca explica que “el flete ya es irrelevante, se trata de cuándo me va a llegar la carga porque va a tener que pagar más. Es una cuestión de oferta y demanda: hay mucha demanda de espacio y poco espacio y equipo para moverla”.

El caso de Perú

Según Sabino Saconeta, gerente general de la Asociación Peruana de Agentes Marítimos (APAM), hasta inicios de septiembre, las tarifas de fletes en la ruta Perú-Asia alcanzaron los US$10.000 por contenedor, mientras que a comienzos del 2021 aún se encontraban en US$3.000 por contenedor. No obstante, otros operadores de comercio exterior advirtieron que ya alcanzan hasta US$14.000 por contenedor.

En el caso de las importaciones en Perú, un reporte de BCR indica que los fletes para julio del 2021 habían ascendido a US$116 por tonelada métrica, un aumento de 98,2 y 75,6% frente al igual mes del 2019 y 2020, respectivamente. “Esa tendencia al alza también se observa en los fletes de importaciones de alimentos, que registran aumento de 54,2% en lo que va del año, lo que impacta finalmente en los precios de venta local”, detalla BCR. En el flujo de exportación, en tanto, se habla de bienes que están esperando a ser embarcados desde julio pasado. Por otra parte, debido a la pandemia no se avizoran una reducción del valor de los fletes hasta 2022.

Además, se acusan los recargos que se están aplicando por retraso de embarque/desembarque por exportación/importación, los que suman más de US$100 millones.

Aerolíneas

Andrés Bolaños, gerente de carga para Panamá y Guatemala de United Airlines, recomienda el multimodalismo como opción viable en la coyuntura actual. “Hemos estado orientados al flete, pero se trata de analizar bien el producto a transportar, sus necesidades y la necesidad comercial (…) Definitivamente el costo pasa a segundo plano, no es que no sea importante, pero definitivamente si con el itinerario llega después de navidades no sirve”.

Cuando se habla de crisis en el sector, dice Bolaños, hay que entender las diferentes visiones de cada actor. “Hay quienes dicen las aerolíneas se están aprovechando, pero es importante entender la operación de una naviera y de una aerolínea y lo que deben superar para tener rentabilidad. La aerolínea tiene que pagar por el espacio en el aeropuerto, por los servicios, hay que crear un balance porque al final del día hay menos buques, hay menos aviones, pero hay necesidad de manejar la carga”. En la empresa United Airlines, explicó, hubo una reducción fuerte de personal, más de 13.000 personas.

Fuente: https://www.mundomaritimo.cl/

 

Compartir