Los puertos mexicanos tienen 40 por ciento de capacidad osciosa que impacta los costos de operación de las líneas navieras, dijo Francisco Kassian, asesor en temas marítimos.

Durante su participación en el XXIV congreso anual de agentes navieros de la AMANAC, explicó que los operadores portuarios que tienen la concesión en el puerto pagan dos contraprestaciones a las Administraciones Portuarias Integrales (API’s).

Un pago es sobre los volúmenes de carga y otro por el espacio en metros cuadrados del puerto, costo que se traslada a la estadía y desembarco de las navieras.

“Este año se llegó a una capacidad de más de 500 millones de toneladas y a penas se mueven poco más de 300 millones (en los puertos del país), hay un capacidad que no se utiliza, pero que sí se cobra a las terminales”, explicó.

Agregó que desde hace cuatro sexenios se entregaron los puertos a los privados por medio de contratos de cesión parcial de derechos, pero desde entonces no se incentivó el crecimiento de la carga.

También le puede interesar: Perú y Bolivia trabajan en conjunto para potencializar sus economías a través del Puerto de Ilo

“Si bien se tiene espacio en los puertos para crecer, pero actualmente estos costos de las terminales se terminan transfiriendo a los usuarios (navieras), y por otro lado, se desincentiva la competitividad del sistema portuario nacional que redunda en poco crecimiento o pérdida de carga, ocasionando así un círculo vicioso en los puertos”, añadió.

Fuente: http://mexicoxport.com

 

Compartir