Las ciudades del interior fueron abastecidas de combustible durante la actual emergencia sanitaria gracias al trabajo del sistema ferroviario del Perú. Sus dos líneas, el Ferrocarril del Sur y Suroriente y el Ferrocarril Central, las cuales son parte de la cartera de concesiones a cargo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), movilizaron 7. 775.050 de galones de combustible del 16 de marzo al 16 de junio de 2020.

Se transportaron más de 7.7 millones de galones de combustible.

En el mismo periodo, ambos medios de transporte también llevaron 2623 toneladas de carga.

Con el traslado del combustible se garantizó que los grifos puedan expender el hidrocarburo a los transportistas de carga, quienes realizan la labor de llevar los comestibles a los mercados.

El sistema ferroviario peruano concesionado comprende la operación de dos líneas férreas. Una de ellas es el Ferrocarril Central, el cual recorre 477 kilómetros en sus tres rutas del Callao a Cajamarquilla, Junín y Cerro de Pasco.

También le puede interesar: Perú busca a través de un decreto digitalizar 100% los servicios de comercio exterior

La otra línea es el Ferrocarril del Sur y Suroriente (Transandino), que abarca 988 kilómetros y consta de dos tramos. El primero es el tramo sur que comprende la ruta Arequipa y Cusco. Los principales mercados en esta red son los del trayecto Cusco-Juliaca/Puno. El tramo Suroriente es el segundo y opera entre Cusco y Machu Picchu.

El transporte mediante ambas líneas férreas se ha realizado en el marco de los protocolos establecidos para evitar la propagación del COVID-19. Estas actividades se han orientado a proteger la salud de los trabajadores y los pasajeros.

Fuente: https://www.mascontainer.com/

Compartir