Transcribimos entrevista de Omar Hoyos con SEMANA sobre los detalles técnicos e impacto positivo que tendrá el proyecto en la región.

 SEMANA: ¿En qué etapa se encuentra el proyecto del Ferrocarril de Antioquia?

OMAR HOYOS: Desde septiembre de 2017 se llevan a cabo los estudios y diseños para la estructuración técnica, financiera y legal del proyecto que permitirá la reactivación del nuevo Ferrocarril de Antioquia como tren multipropósito entre la estación Alejandro López, en el municipio de La Pintada, y la estación Puerto Berrío. El trazado planteado en los estudios es de 305 kilómetros divididos en tres tramos: La Pintada–Caldas (99,7 kilómetros); Caldas–Botero (80,9 kilómetros) y Botero–Puerto Berrío (124,4 kilómetros), con lo cual se busca conectar al Ferrocarril de Antioquia con la red férrea nacional del centro, el Pacífico y el Caribe, y de esta manera promover la capacidad y disponibilidad de transporte férreo para la industria nacional. En este momento se está ajustando la estructuración técnica y financiera y antes de diciembre se espera tener el resultado final para fijar las acciones y gestiones definitivas que permitan adelantar su financiación.

SEMANA: ¿Cuál será el costo aproximado de esta obra?

O.H.: El proyecto se encuentra en etapa de preinversión, con la ejecución de los estudios y diseños que determinen la viabilidad. Esta fase tiene un valor cercano a los 7.300 millones de pesos, sin incluir la interventoría que tiene un costo de 995.779.286 pesos.

SEMANA: ¿Ya se tiene claridad de dónde provendrán los recursos para su financiación?

O.H.: Dado que tanto la infraestructura férrea como la faja del corredor férreo pertenecen a la Nación, es clara la importancia de que parte de los recursos públicos provengan de ella. Como el sistema férreo multipropósito que buscamos implementar hará parte del SITP del Valle de Aburrá, se tiene derecho a recursos de cofinanciación por parte del Estado. Igualmente los socios del proyecto –Gobernación de Antioquia, el Idea, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y el Metro de Medellín– aportarán recursos. Y en un estudio de prefactibilidad se determinó que existen predios que derivarán un alto beneficio, por lo cual podría estudiarse este instrumento que sumado a la plusvalía generada por los cambios de uso de suelo que experimentarán puede servir como posible fuente de ingresos. Finalmente, se buscará la participación del sector financiero o de la banca multilateral.

SEMANA: ¿Cuánta carga, pasajeros y basura tendrá capacidad de transportar?

O.H.: El número inicial previsto es de 27 unidades de trenes eléctricos de tres coches cada uno, que atenderán la demanda durante los primeros cinco a ocho años de servicio. La capacidad es de 300 pasajeros por coche. Estos trenes serán similares a los del metro, con una fila de asientos lateral a ambos lados en los que viajarán sentadas 40 personas por vagón. Nos encontramos en sinergias con el metro para la operación, por lo tanto estas cifras se evaluarán de acuerdo con su capacidad. Los trenes de mercancías estarán conformados por convoyes con locomotoras diseñadas para el transporte de productos. Los vagones tendrán una capacidad de carga de hasta 50 toneladas. Y para la operación de los trenes de residuos sólidos urbanos, se utilizarán convoyes de locomotoras y plataformas con contenedores con capacidad de 40 toneladas.

También le puede interesar: Puerto de Santa Marta se conectará con Europa del Norte

SEMANA: ¿Qué significará su puesta en marcha para el departamento, la región y el país?

O.H.: La mejor alternativa para el transporte de carga a nivel nacional, permitiendo un mayor cubrimiento, más eficiencia y competitividad de los empresarios y productores nacionales. Con la construcción del Ferrocarril de Antioquia, además, se beneficiarán cuatro subregiones del departamento (Suroeste, Valle de Aburrá, Nordeste, Magdalena Medio), que tienen una población mayor a 4,2 millones de habitantes. El país debe seguirle apostando a proyectos que fortalezcan el transporte ferroviario, porque este sistema ofrece mayores ventajas que el modo carretero en el movimiento de grandes volúmenes de carga para distancias largas.

SEMANA: ¿La geografía montañosa de la región dificulta su desarrollo?

O.H.: Por nuestra topografía tan quebrada y montañosa, un sistema férreo presenta restricciones de pendientes máximas y trazado geométrico que obligan a buscar la articulación de diferentes modos de transporte para hacer más eficiente la movilización de carga. En cuanto al trazado geométrico ferroviario, este debe satisfacer unas condiciones más estrictas que un diseño geométrico de una carretera. Son necesarios radios amplios para que un ferrocarril transite a unas velocidades competitivas y peraltes máximos de 2,5 a 3 por ciento para que puedan transitar los trenes de pasajeros y mercancías.

SEMANA: ¿En cuánto tiempo se estima estará lista la obra?

O.H.: Si el cronograma sale según lo planeado, se espera que comience la construcción del tramo 2 del Ferrocarril de Antioquia, entre Caldas y Botero, a partir del año 2020 y su funcionamiento desde 2023.

SEMANA: ¿Por qué es tan necesario para el departamento revivir el ferrocarril?

O.H.: Para impulsar el crecimiento económico proveniente de la exportación de bienes básicos de minería en los cuales Antioquia tiene grandes reservas (carbón, insumos para cemento, materiales de construcción, etcétera); descongestionar el Valle de Aburrá al fortalecer el Sistema Integrado de Transporte Público y tener una infraestructura robusta para evitar que la movilidad colapse en caso de una falla del Metro de Medellín. En cuanto al transporte de mercancías y residuos sólidos urbanos se ha demostrado que este medio de transporte supera al carretero de carga en el costo de operación y de mantenimiento, el impacto medioambiental, los tiempos de viaje, la fatiga del pavimento, la accidentalidad en las vías y el alto consumo de energía.

SEMANA: ¿En qué aspectos técnicos se está innovando con este sistema?

O.H.: Serán trenes eléctricos alimentados por catenaria a 1.500 voltios de corriente continua (como el actual sistema metro). Este sistema de tracción permitirá a los trenes de pasajeros contar con frenado eléctrico regenerativo, esto significa que al frenar retorna la corriente eléctrica a la catenaria para que la pueda utilizar otro tren, reduciendo al máximo el consumo energético.

SEMANA: ¿Cuáles serán las prioridades de la Promotora durante el año que resta de gobierno de Luis Pérez?

O.H.: Buscar que para finales de este año el proyecto se encuentre radicado ante el gobierno nacional y formulados los documentos Conpes que declaren su importancia estratégica y cofinanciación por parte de la Nación. El compromiso es que en 2019 se realice la convocatoria pública y se seleccionen los oferentes para los estudios a detalle, la implementación y explotación del proyecto, que será a nivel internacional, y dar inicio a la ejecución.

Fuente: https://www.semana.com

Compartir