En primer lugar, para comenzar con buen pie debemos conocer la definición de flejar. Pues bien, según la Real Academia Española, un fleje es una “tira de chapa de hierro o de cualquier otro material resistente con que se hacen arcos para asegurar las duelas de cubas y toneles y las balas de ciertas mercancías”, por tanto, flejar será “colocar flejes para asegurar bultos”.

Es decir, podríamos decir que flejar sería agrupar diferentes bultos, que pueden ser cajas, piezas, palets, etc, mediante unas tiras (flejes) que lo enrollan para evitar su movimiento y separación de dichos bultos.Por tanto, ya podemos hacernos una idea de lo que sería un flejar una determinada mercancía, caja, palet, etc.

También le puede interesar: La UE acelera proceso de cambio hacia un futuro energético más limpio

No obstante, para que tengas una idea más visual de lo que sería flejar, por ejemplo, una caja, a continuación te mostramos una imagen:

Además, el fleje puede tener diferentes anchuras, longitudes, espesores y colores dependiendo de para qué se vayan a utilizar. De igual forma, según la forma y la mercancía a flejar será mejor utilizar el fleje automático (máquinas automáticas de flejado) o el fleje manual (realizado por personas).

Cómo flejar: Usos del flejado

Como ya podrás imaginar, el fleje puede tener usos diferentes, pero algunos de los más repetidos son:

→ Cerrar una caja: Este sería el ejemplo que hemos visto en la foto anterior. Simplemente se usa para cerrar una caja sin usar cinta adhesiva u otro material.

→ Agrupar bultos en una sola unidad: Si, por ejemplo, tienes que transportar un palet con 8 cajas individuales, el flejado podría serte útil para agrupar dichas cajas en una sola unidad y favorecer tanto el movimiento de la mercancía como su seguridad durante el transporte.

→ Fijar cargas: Es una opción utilizada por muchas empresas para asegurar un poco más la carga, ahorrando tanto tiempo como dinero a la hora del paletizado.

→ Asas para transporte: Si el fleje se encuentra un poco suelto u holgado, puede hacer las veces de asa de transporte para trasladar la carga de una forma más sencilla.

Flejar palets

Existen distintas máquinas flejadoras para fijar la mercancía al palet, por lo que lo primero que debes hacer es elegir el método con el que quieres hacerlo. Puedes escoger entre las siguientes herramientas:

  • Un tensor y unas pinzas de flejado, con las que se haría todo de la forma más manual posible. El tensor servirá para estirar el fleje alrededor de la plataforma y las pinzas fijan el precinto y cortan la cinta que sobre.
  • Una flejadora manual, esta herramienta es un poco más automatizada puesto que se reune en una sola máquina las tareas de tensar, fijar y cortar el fleje. Además, existen varios tipos de flejadoras manuales en función de su peso y del tipo y grosor del precinto.
  • Una flejadora manual automática, esta sigue siendo manual aunque su nombre pueda llevar a error. La máquina tensa el fleje de forma automática, gracias a su batería interna que elimina la necesidad de que el operario tenga que estar moviendo la palanca. Incluye varios sistemas de flejado, desde cierres de acero hasta flejes horizontales y verticales o por calor. Un ejemplo de flejadora automática podrían ser las neumáticas y las de aire comprimido.
  • Una flejadora semiautomática, de la cual también existen varios tipos. Las más conocidas son la flejadora semiautomática vertical y la semiautomática horizontal. La vertical lanza la cinta por debajo del palet y el operario recupera el fleje para sellarlo y la horizontal está adherida a un mástil y va partiendo el fleje a diferentes alturas, por lo que el operario solo se encarga de programar la máquina.
Fuente: https://www.transeop.com/
Compartir