Ante el cambio climático que supone graves efectos sobre el planeta como el calentamiento global, el aumento del nivel del mar, fenómenos atmosféricos extremos y desaparición de especies, entre otros, han surgido una serie de acuerdos e iniciativas destinados a mitigarlo. La energía solar y aerotermia son dos aliados en esa lucha que han ido cobrando terreno.

Ambas fueron creadas con el propósito de obtener una fuente de energía renovable y no contaminante para uso doméstico. Ya en España muchas viviendas las utilizan, pero aún su uso y ventajas resultan desconocidas. Los expertos calculan que para el año 2040 pueden llegar a ser la forma más barata de producir electricidad. Sin embargo, por el alto costo de su instalación en la actualidad, el gobierno español ha creado subvenciones para estimular su uso.

Energías limpias

La energía solar proviene de las radiaciones solares que llegan a la tierra en forma de luz, calor o rayos ultravioletas. Como su fuente es el sol, es ilimitada y abundante. Para conseguirla existen dos tecnologías, la fotovoltaica y la solar térmica o termoeléctrica.

La energía solar térmica o termoeléctrica consiste en captar y concentrar los rayos del sol por medio de espejos para dirigirlos a una torre llena de algún fluido, que generalmente es agua. Este líquido caliente se puede usar para refrigerar, para calefacción o para generar electricidad. Se emplea más que todo en sector industrial y comercial.

También le puede interesar: UPS comprará 10,000 furgonetas eléctricas

La energía fotovoltaica se obtiene a través de paneles solares que captan la energía del sol mediante células fotovoltaicas, que son semiconductores sensibles a la luz. Estas producen un circuito eléctrico y cuanto más intensa sea la luz, mayor será el flujo de electricidad. Es la que más se utiliza para viviendas.

Por su parte, la aerotermina es una tecnología que facilita la extracción de la energía proveniente del aire. Para aprovecharla se emplean molinos de viento (aún no desarrollados) o sistemas de aerotermia (los que usan en la actualidad), que son bombas de calor diseñadas para conseguir una temperatura adecuada, bien sea refrigeración en verano, calefacción en invierno y, si se desea, agua caliente todo el año. Estas funcionan extrayendo el calor del aire para transportarlo a la habitación o al agua.

Completamente gratis

Si bien los elementos para obtener gran parte de la energía provienen del medio ambiente y son gratis, se requiere de un pequeño consumo eléctrico para alcanzar la temperatura deseada. Para eliminar este costo, las empresas del sector han integrado pequeñas instalaciones de placas fotovoltaicas que aportan la cantidad de energía necesaria para la operación de la bomba de calor. Con energía solar y aerotermia conjugadas se logra la eficiencia energética y se cubren los requerimientos térmicos de las viviendas de forma completamente gratis.

Fuente: https://www.energia16.com/

Compartir