Dinamarca obtuvo casi la mitad de su consumo de electricidad a partir de la generación eólica el año recién acabado, un nuevo récord impulsado por fuertes reducciones de los costes de producción y una mejor y más eficiente tecnología offshore. El viento representó el 47% del uso de la energía de Dinamarca en 2019, según ha anunciado el operador de red del país, Energinet, citando datos preliminares, frente al 41% en 2018 y superando el récord anterior del 43% en 2017.

Los países europeos son líderes mundiales en la utilización de la energía eólica, pero Dinamarca está muy por delante de su rival más cercano, Irlanda, que obtuvo el 28% de su energía del viento en 2018, según datos del grupo industrial WindEurope.

En toda la Unión Europea, la energía eólica representó el 14% del consumo el año pasado.

El año pasado, la mayor proporción de producción eólica en el país nórdico se debió en parte a que Vattenfall comenzó a operar en el parque eólico marino Horns Rev 3 en el Mar del Norte en agosto. La participación de la energía de las turbinas eólicas en el mar aumentó a 18% el año pasado del 14% en 2018, según el informe de Energinet. La eólica terrestre representó el 29% también en 2019.

También le puede interesar: Incoterms 2020, los cambios que llegan

La Agencia Internacional de Energía (AIE) dijo en octubre que, si bien la energía generada por las turbinas eólicas en el mar solo representa el 0,3% de la generación de electricidad global de hoy, la capacidad aumentará 15 veces en las próximas dos décadas.

Dinamarca tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 70% para 2030, con la nueva Ley Climática aprobada a fines del año pasado con el objetivo de aumentar la proporción de electricidad proveniente de energía renovable hasta el 100%.

Dinamarca, hogar del gigante de turbinas eólicas Vestas y el mayor desarrollador mundial de energía eólica marina Orsted, tiene condiciones de viento favorables y comenzó a invertir de manera intensiva en energía eólica en la década de 1970.

 Fuente: https://elperiodicodelaenergia.com/

Compartir