Es necesario que tengas en cuenta los seis aspectos que te mostramos a continuación; sólo de esta manera tomarás la mejor decisión al elegir tu programa de gestión de empresas.

Conocer al proveedor

Por supuesto, hay que investigar con quién vas a trabajar puesto que del proveedor dependerá tu éxito en el aspecto informático. Obviamente, puedes tomar en consideración la recomendación que te dé gente cercana. Sin embargo, lo mejor es acudir a la propia empresa y solicitar un contacto con sus clientes, de manera que te puedan decir, de primera mano, en qué flaquea el producto y qué beneficios te va a aportar.

Que sea fácil de utilizar por toda la plantilla

El personal que se relacione con las funcionalidades del software debe estar al corriente de su uso, de manera que puedan aprovechar sus ventajas al igual que lo haces tú. Por este motivo, es esencial que valores un programa que pueda ser fácilmente manejable por todos.

Combinación con el hardware

Por mucho que te guste un software, este debe poder ser soportado por el hardware correspondiente. Por ello, o te toca adecuarte a tu equipo o, si eliges una aplicación que no se soporte, te tocará cambiar también algún componente. Esto no significa, en absoluto, una mala idea; al contrario. Puede ser el momento de reciclarse y dar un paso adelante.

Conservación de tus datos

Si eliges nuestro software… ¿podremos mantener tus datos? Es esencial que no tengas que rehacer tu trabajo sino que los buenos proveedores te ofreceremos herramientas que lo que hagan sean todo lo contrario, agilizarlo y mejorar la eficiencia de tu negocio en todos los aspectos.

También le puede interesar: Flejado, ¿cómo se fleja un pallet y una  caja?

Asistencia al cliente

Es importante que se te ofrezca la posibilidad de, en mayor o menor escala, poder formar a tus empleados para que aprendan a utilizar tu nueva aplicación. Además, debes tener claro qué asistencia se te ofrece, durante cuánto tiempo y qué incluye y qué no.

Cambios en el código fuente

Por último, no dejes de tener en cuenta a la hora de elegir un software para tu empresa el hecho de poder modificar, en caso de ser necesarioel código fuente. Es algo que prácticamente nadie necesita cuando decide dar el paso pero realmente puede ser algo muy útil más adelante; o peor aún,  tener que cambiar de programa porque necesitas modificar el código fuente y el actual no te lo permite será una auténtica barbaridad.

Compartir