Los envíos de contenedores durante los primeros seis meses del año han sido prácticamente idénticos a los de la primera mitad de 2017, con casi 4,9 millones de TEUs.

Los escasos volúmenes manipulados en la primera mitad de 2018 en las líneas desde Asia hacia el norte de Europa no coinciden con los registrados en otros mercados, aunque según el último informe de la consultora Drewry, existen signos de mejora a medida que los precios en estas conexiones se recuperan.

Los datos muestran que los envíos de contenedores durante los primeros seis meses del año han sido prácticamente idénticos a los de la primera mitad de 2017, con casi 4,9 millones de TEUs. En concreto, se han reducido un 1,6% en el segundo trimestre tras un incremento del 1,8% en el primero.

Gran parte del problema en esta ruta procede de la débil demanda en dos de los grandes mercados, Reino Unido y Alemania. En el primero, es evidente la pérdida de confianza por parte de los consumidores pese al crecimiento de los salarios y del empleo, debido a las dudas generadas por el Brexit y el aumento del precio del petróleo.

En el caso de Alemania, las ventas del sector retail se han ralentizado. Todo esto ha llevado a las navieras ha realizar algunos movimientos en cuanto a la oferta, como la suspensión de un servicio de Maersk a finales de septiembre o primeros de octubre para equilibrar su red de acuerdo a las necesidades del mercado, si bien podrían volver a ponerlo en marcha en diciembre.

Por otro lado, la introducción de nuevos megabuques durante los últimos meses en las diferentes líneas ha impulsado la capacidad disponible en el mercado, con un incremento del 10% en los espacios de los buques en el mes de julio.

El hecho de introducir nuevos buques en un tiempo en que la demanda se mantiene en niveles bajos ha sido, según Drewry, una mala combinación por parte de las navieras en los primeros meses del año.

También le puede interesar: México duplicará capacidad operativa en sus puertos

Además, las tasas se han mantenido por debajo de la barrera psicológica de los 1.000 dólares/FEU (862 euros) en un momento en que los operadores se enfrentaban a un gran repunte del precio del combustible.

Desde entonces, la utilización de los buques se ha incrementado ligeramentey los esfuerzos de los operadores para restablecer los precios han tenido cierto éxito. De hecho, todo apunta a que el incremento de las tarifas se mantendrá durante la temporada alta.

Fuente: http://www.cadenadesuministro.es

Compartir