Maersk aseguró que uno de los motivos para cerrar su fábrica en San Antonio fue el exceso de contenedores, pero en MSC lo desestiman. La firma suiza espera movilizar 10% más de carga vinculada a Chile este año y destaca alza en flujo de commodities .

El negocio de transporte de carga por vía marítima “no está boyante”, pero exhibe una tendencia positiva. Así lo afirma Ricardo Klempau, gerente general en Chile de la suiza Mediterranean Shipping Company (MSC), la segunda mayor naviera del mundo.

Esa afirmación coincide con la de otros actores del sector que han salido a dar señales de tranquilidad al país, después de que el grupo danés Maersk -el principal operador naviero del planeta- decidiera cerrar su fábrica de contenedores refrigerados en San Antonio, V Región, despidiendo a 1.209 trabajadores.

Maersk Container Industry (MCI) explicó oficialmente que el cese de su planta en Chile -sorpresivo para las autoridades-, respondió a la sobreoferta de contenedores refrigerados en el mundo y a la dificultad para importar las materias primas para confeccionarlos en nuestro país.

También le puede interesar: Canal de Panamá destaca sus cifras récord al conmemorar dos años de su ampliación

Klempau es tajante en señalar que en el sector no existe una sobreoferta de contenedores, aunque se excusa por no referirse directamente al cierre de la fábrica de la firma danesa. En esta entrevista también reafirma el interés de MSC en seguir invirtiendo en Chile, particularmente en la construcción de dos nuevos depósitos de contenedores en la V Región -anunciados a fines de 2017 en este medio-, que se sumarán a otros dos que posee en Santiago (Pudahuel) y en Arica. Este plan superará los US$ 30 millones.

-¿Cuáles han sido los avances de esa inversión?

“Hemos progresado en el proceso de construcción y compras de terrenos. Ya adquirimos 20 hectáreas en Valparaíso en la zona de Camino La Pólvora, y la idea es pronto invertir en San Antonio en otras 20 hectáreas. Estamos viendo los sitios, idealmente que no estén a más de 20 kilómetros del puerto”.

-¿A qué apuntan estas inversiones?

“Buscamos entregarles a nuestros clientes un mayor valor agregado en los servicios y darles soluciones a las importaciones y exportaciones. Eso pasa por diversificarnos más allá del transporte de la carga en buques”.

-¿Cuáles son los plazos que manejan para terminar este proyecto?

“Queremos que esté finalizado y operando antes de mediados de 2020. Esto nos triplicará las capacidades de almacenaje de contenedores que tenemos hoy. Deberían ser simultáneamente sobre 24 mil contenedores de 20 pies”.

-Tras los hechos ligados a Maersk, se ha discutido si existen incentivos para invertir en Chile. ¿Están las condiciones?

“Vemos que están todas las facilidades para invertir y seguir desarrollándose en el negocio. Los commodities importantes en Chile, el cobre y la celulosa, están en un mejor pie que hace un año y eso permite que las cosas se estén moviendo mejor”.

-Por el cierre de la planta de Maersk hubo insinuaciones de que existían problemas en el sector naviero. ¿Qué dice usted?

“Personalmente separaría lo que ocurrió con la planta de Maersk respecto de lo que pasa en el rubro naviero. No podemos decir que la industria está boyante, pero en esta región se ve una tendencia positiva, con nuevos proyectos y mejores precios en los commodities que exportamos. Sentimos que el consumo está repuntando y eso para nosotros es positivo”.

-¿Hay confianza en el país entonces? ¿Cuáles son sus perspectivas?

“Llevamos 24 años en el país y nos hemos posicionado como uno de los operadores navieros importantes o el más grande, si no sumamos Maersk y Hamburg Süd (recientemente se fusionaron). Tenemos que seguir avanzando en diversificarnos con servicios. Estamos buscando establecer nuevas rutas para la exportación de uva a Estados Unidos. Tenemos un buen servicio para el salmón hacia Japón y de cerezas a China. Eso nos permite crecer con las exportaciones chilenas. Nos interesaría tener mayor participación en el área minera”.

-¿De dónde se abastecen de contenedores?

“Los contenedores refrigerados se compran en China”.

– ¿Hay una sobreoferta de contenedores?

“No diría que hay una sobreoferta de contenedores. La oferta se va ajustando a la demanda. MSC invierte cifras importantes en la fabricación de contenedores que compramos a terceros”.

-Es que se ha hablado de sobreoferta de contenedores. ¿Deberían estar baratos?

“No, creo que hablar de sobreoferta sería un poco pretencioso. Chile es un país importador, no es fácil manejar la logística para posicionar los contenedores aquí y luego sacarlos con carga”.

-¿Qué otros temas preocupan al rubro naviero?

“Una de las preocupaciones son los cierres portuarios en Chile por condiciones climáticas. Ese es un tema bastante delicado y se debe invertir en equipos para monitorear. Muchas de las definiciones quedan a criterio de las autoridades y no sobre elementos técnicos como para establecer la altura de las olas, las corrientes o la velocidad del viento. Son temas que se están trabajando con la autoridad y tienen prioridad porque se genera una congestión gigante cuando se producen estos cierres”.

Fuente: https://www.portaldelpuerto.cl

Compartir