En seis años hemos desarrollado una infraestructura portuaria mayor a la que se construyó en más de cien años

En el siglo XXI el transporte marítimo es el eje central del comercio internacional, porque es el único medio de transporte con la capacidad de mover grandes cantidades de mercancías con costos significativamente bajos. Esto explica que cerca del 80% del volumen del comercio mundial de mercancías se transporte por vía marítima, de acuerdo con el Banco Mundial y que en una década se haya duplicado la capacidad promedio de los barcos de carga, según el Foro Internacional del Transporte. Movilizar cada vez mayores volúmenes de carga y recibir buques cada vez más grandes, representa un constante desafío para los sistemas portuarios. Un país que no cuenta con la infraestructura para competir en los mercados internacionales está fuera de la jugada.

Ante este panorama mundial y el hecho de que al inicio de la presente Administración nuestros puertos se encontraban saturados, lo que frenaba nuestro comercio internacional, era urgente dar un impulso histórico al desarrollo de infraestructura portuaria que permitiera a México, primero, aprovechar al máximo las ventajas competitivas del país, como son sus 11 mil kilómetros de litoral que nos conectan con más de 145 países y, segundo, que las 13 reformas estructurales impulsadas por el señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, cuenten con las condiciones para su puesta en operación y que rindan prontos resultados. La infraestructura del país debe estar un paso adelante del crecimiento de la economía. Por ejemplo, nuestros puertos son fundamentales en la Reforma Energética, la cual ya ha comprometido inversiones por casi 200 mil mdd y se estima que para 2025 se alcance una producción de 3.5 millones de barriles de petróleo diarios.

Para lograr ambos objetivos, el presidente Enrique Peña fijó como meta de su Gobierno duplicar la capacidad instalada de nuestros puertos que se tenía en 2012 para llegar a 530 millones de toneladas en 2018. A través del Programa Nacional de Infraestructura (PNI), el más importante en la historia de la SCT, en estos casi seis años hemos modernizando nuestro Sistema Portuario Nacional (SPN) con una visión logística y de conectividad multimodal, donde las obras de infraestructura portuaria, carretera y ferroviaria se integren para responder a la creciente demanda del comercio nacional e internacional. A la fecha hemos incrementado la capacidad del SPN de 260 a 495 millones de toneladas y tenemos en ejecución obras que nos permitirán alcanzar la meta planteada de 530 millones de toneladas antes de concluir la Administración.

Con una inversión superior a los 80 mil millones de pesos, la SCT trabaja en 25 proyectos portuarios y la construcción de 5 nuevos puertos en el Golfo de México: 3 ya concluidos —Matamoros, Seybaplaya y Tuxpan— y avanzamos en la construcción del Nuevo Puerto de Veracruz y de Ciudad del Carmen, el primero entra en operación en julio y el segundo concluirá en noviembre. Es de comentar que debido a la insuficiencia de recursos públicos se incorporó inversión privada para cumplir con las metas de gobierno.

Cabe mencionar relevantes proyectos como la conclusión del Nuevo Puerto de Tuxpan, puerto estratégico para el transporte de contenedores y carga comercial por ser el más cercano a la Ciudad de México y a los clústeres automotrices de la región Centro del país. Hoy el puerto puede recibir buques con capacidad de hasta 9 mil contenedores y de más de 50 mil toneladas. El Puerto ha pasado de una capacidad instalada de 13 a más de 24 millones de toneladas.

El Puerto Lázaro Cárdenas cuenta ya con tres nuevas terminales: de Contenedores II, de Granel Agrícola y la Especializada de Automóviles; en total se han concretado las 15 obras que correspondían a la modernización del puerto, lo que aumenta su capacidad instalada de 27 a 47 millones de toneladas al año.

También destaca la construcción del Nuevo Puerto de Veracruz, la obra portuaria nacional más importante de los últimos 100 años en la que se invierten más de 31 mil millones de pesos. Esta magna obra implica la construcción de 5 nuevas terminales y, en su última etapa, el puerto cuadruplicará su capacidad instalada para pasar de 24 a más de 96 millones de toneladas. El próximo 14 de julio el nuevo puerto recibirá a su primer buque.

En el Puerto de Manzanillo se concluyó la Terminal Especializada de Contenedores II y la construcción de la Terminal de Usos Múltiples, con 13.6 y 2.46 millones de toneladas de capacidad instalada, respectivamente. Además, pronto iniciará la construcción de la Terminal de Carga General y de Manejo de Automóviles para movilizar 1.4 millones de toneladas y 50 mil vehículos al año. Con estas obras, Manzanillo alcanzará, a finales de este año, más de 44 millones de toneladas de capacidad instalada, de las 26 millones que tenía en 2012. Asimismo, concluimos la construcción del Túnel Ferroviario que permite un flujo de trenes al puerto las 24 horas al día.

También le puede interesar: CMA CGM y su innovadora solución para el rastreo de contenedores

El desarrollo de infraestructura portuaria durante estos casi seis años ha colocado a México en el centro de la atención internacional. En julio de 2016 nuestro país asumió la presidencia de la Comisión Interamericana de Puertos de la OEA para el periodo 2016-2018. En 2017 la CEPAL ubicó a Manzanillo como el 4° puerto más importante de América Latina, en movimiento de contenedores, y a los de Lázaro Cárdenas y Veracruz dentro de los primeros 15. En el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, nuestro país avanzó 18 posiciones en infraestructura portuaria, del lugar 75 en 2012 al 57 en 2017.

En la SCT trabajamos para consolidar a México como puerta y puente entre las Américas, pero también como un punto estratégico para los mercados de Asia y Europa. Estas obras portuarias nos acercan al mundo y potencian la producción y comercio nacional generando empleo, desarrollo social y mejorando la calidad de vida de los mexicanos.

Fuente: http://mexicoxport.com

Compartir