Galileo es el nuevo sistema europeo de navegación por satélite. Se puso en marcha durante el pasado semestre de 2018 y su principal característica es que es 10 veces más preciso que el GPS estadounidense. Esta innovación promete ser un antes y un después para el mundo del transporte porque mejora la geolocalización de las mercancías.

Operaciones con mejor geolocalización

El proyecto Galileo arrancó en 2003 de la mano de la Agencia Espacial Europea. Es un programa de desarrollo de posicionamiento por satélite y radionavegación. En 2016 se pusieron en marcha algunas de sus funciones, pero es ahora, en el primer semestre del 2018, cuando ha entrado en funcionamiento al completo. La idea partió de contar con una tecnología europea vía satélite propia. Era la manera de desvincularse del GPS de Estados Unidos, del sistema GLONASS del gobierno ruso y del Beidou chino. Esta puesta en marcha ha supuesto una mejora de las operaciones de transporte.

24 satélites funcionando constantemente

Galileo es un gran salto cualitativo para la geolocalización de los vehículos de transporte y de las mercancías. El global de su red actual consta de 24 unidades. Aun así, hasta 2019 o 2020 no funcionará al cien por cien, cuando el número total de satélites ascienda a una treintena. La cara amable y sencilla de este sistema de navegación es que es compatible con GPS. Esto supone un uso dual de los dos sistemas hasta que el sistema Galileo esté implementado en su totalidad.

Cifras abrumadoras: 100 millones de usuarios

Galileo posee ya una alta difusión, pero sigue siendo menor que el GPS. Entre sus usuarios se incluyen dispositivos instalados en teléfonos smartphones y también en vehículos destinados al transporte de mercancías. Poco a poco la implantación de este nuevo sistema de posicionamiento se amplia y alcanza a un mayor número de usuarios.

También le puede interesar: Un megagasoducto conectará España y Nigeria

Vehículos autónomos y Big Data

Galileo ha supuesto un fuerte impulso en Europa, sobre todo en todas esas operaciones que basan su funcionamiento en la geolocalización. Su precisión, que es mayor a la del GPS, está potenciando el desarrollo de la conducción autónoma. Esta tecnología basa gran parte de su funcionamiento en el geoposicionamiento. Por otro lado, la logística 4.0 y el Big Data van a aprovechar estas ventajas para afinar sus previsiones en las cadenas de suministro y para hacer más eficientes todas las operaciones de transporte de mercancías.

Centro de Vigilancia de Seguridad en Madrid

El Centro de Vigilancia de Seguridad de Galileo (GSMC), estará operativo en Madrid a partir del mes de abril. Este centro se convertirá en un pilar básico dentro de la estrategia europea de mejorar las comunicaciones y las operaciones de transporte por carretera, vías de tren, mar y aire.

Fuente: http://www.sertrans.es

Compartir