Desde Comodoro Rivadavia zarparon los buques Skandi Patagonia y Sophie Siem, que llevan a bordo material de alta tecnología del Escuadrón de Rescate de Submarinos de las fuerzas navales de los Estados Unidos.

Juntos participarán del operativo de búsqueda y rescate del submarino ARA San Juan, con el que se perdió contacto hace siete días, por eso el rastrillaje para encontrarlo ingresó en una “etapa crítica“, según palabras de Enrique Balbi, vocero de la Armada argentina.

Estas embarcaciones se dirigen en estos momentos a la zona de búsqueda, donde se estima que puede llegar a estar el submarino argentino que tiene a bordo 44 tripulantes. Partieron ayer a las dos de la tarde y, al momento de zarpar, se estimaba que tardarán en llegar un día y medio.

El Skandi Patagonia actúa como buque madre, y el objetivo —además de la búsqueda del submarino— es asistirlo con la Cámara de Rescate Submarino (SRC) y con un Vehículo de Operación Remota (ROV), especializado para el trabajo submarino, que aportó la Fuerza Naval de los Estados Unidos.

El primer paso de la búsqueda consiste en el lanzamiento a las profundidades del Vehículo de Operación Remota, que es manejado directamente desde el Skandi Patagonia.

Esa suerte de robot subacuático cuenta con tecnología de punta en la búsqueda de objetos submarinos. Su sistema está enriquecido por sonares de diverso alcance, magnetómetros, dos cámaras y un brazo manipulador.

También posee instrumentos y un sistema computarizado que permite analizar factores del ambiente, como la temperatura y la claridad del agua, la densidad marítima, la penetración de la luz y la velocidad del sonido dentro del mar.

En caso de que el ROV detecte el submarino ARA San Juan, se consideraría  un éxito la primera parte de la misión de rescate. Así, se daría lugar a la segunda etapa, en la que jugarían roles fundamentales tanto la llamada Cámara de Rescate Submarino (SRC) como el Módulo Presurizado de Rescate (PRM).

El uso de un artefacto u otro dependería exclusivamente de la profundidad en la que se encuentre el submarino. La SRC puede trabajar hasta en una profundidad de 260 metros, mientras que el PRM puede llegar a hacerlo hasta en una profundidad de 610 metros.

Otro punto que será tenido en cuenta, en caso de hallar la nave, será el estado de sus tripulantes. Ante la instancia de tener que actuar con mayor velocidad y urgencia, se recurrirá al Módulo Presurizado, ya que tiene una capacidad de rescate de 18 personas por trayecto. En cambio, la Cámara puede rescatar hasta seis individuos por viaje.

En las últimas horas creció la esperanza de posibles novedades sobre la búsqueda luego de que el ministro de Salud de la provincia de Chubut, Ignacio Hernández, emitiera un protocolo de emergencia en el Hospital de Comodoro Rivadavia.

“Esta medida la tomamos por decisión propia, ante la inminencia de que pueda producirse una demanda masiva y crítica en ese hospital”, afirmó el funcionario.

También le puede interesar: Ford podría salir de algunos mercados de Suramérica

Entre las medidas decididas, se dispuso el traslado de pacientes a otros centros de salud regionales y el reacondicionamiento de salas, convertidas en unidades de cuidados intensivos.

Hoy se cumplen siete días desde que el submarino ARA San Juan se pusiera en contacto por última vez con la zona continental. En esa comunicación, se había informado una pequeña avería en las baterías, por lo que se le ordenó dirigirse directamente al puerto de Mar del Plata.

Según informó el vocero de la Armada argentina, Enrique Balbi, la búsqueda se encuentra en una fase “crítica”, ya que, en caso de no haber podido navegar en superficie, el submarino empezaría a atravesar problemas con el suministro de oxígeno.

En las últimas horas del martes se decidió ampliar el campo de búsqueda. Se decidió concentrar los trabajos en un área de 20 km cuadrados, a unos 360 kilómetros de la Península Valdés.

Fuente: https://www.infobae.com

Compartir