Los robots en el almacén logístico: el particular caso de Amazon

Ya existen algunas compañías que complementan la mano de obra de los trabajadores con tareas automatizadas realizadas por los robots. Uno de estos claros ejemplos es Amazon, la multinacional de transporte que siempre parece estar a la vanguardia en temas logísticos.

Amazon ha implementado su propio sistema de robots para trabajar en el almacén. Este diseño creado por ellos consiste en que dichos robots acerquen las estanterías a los trabajadores, haciendo que cuando se tenga que preparar un pedido no sea el operario el que se desplace hasta la estantería si no que sea ésta la que vaya en busca del trabajador.

Estos robots pueden, a priori, mover sobre unos 1300 kilos a una velocidad de 1,7 metros por segundo. Estos se colocan bajo de las estanterías y van moviendo éstas en función de lo que precise el trabajador. Cuentan con un sensor para evitar colisiones y están programados con normas muy estrictas para favorecer la optimización del espacio y tratar de no juntar mercancías que no pueden estar juntas, algo muy necesario en el caso de almacenes alimentarios.

Su manera de trabajar es sencilla. Los operarios trabajan en la recepción de la mercancía y, una vez hechos todos los procesos de calidad pertinentes, la estantería en la que se guarda dicha mercancía se acerca de tal manera que el trabajador no invierte tiempo extra en buscar sitio de almacenaje y en plasmar dónde se ha guardado dicha mercancía.

Además de los múltiples beneficios que el empleo de robots puede propiciar a los trabajadores, su uso hace que no se necesiten tantos pasillos, consiguiendo así una optimización del espacio mayor, algo que se traduce en más espacio para poder realizar cargas y, al final, en un menor coste por almacenaje para las empresas. Otro punto al que puede ayudar el uso de robots es a mejorar la eficiencia de la preparación y entrega de los pedidos, algo que repercutirá en la felicidad de los clientes ya que podrán recibir sus pedidos con menos tiempo de espera.

¿Cómo cambiará el trabajo en el almacén logístico?

Es muy probable que se piense que la introducción de robots en los centros logísticos provoque una disminución de contratación de personal. Pues bien, esto no va a ser así.

Siguiendo con el ejemplo de Amazon, la introducción de robots en el almacén logístico hará que el número de contrataciones de personal aumente.

Por una parte, la introducción de esta tecnología tan cualificada hará que se tenga que contratar profesionales que estén cualificados en tecnologías de la información y también ingenieros para que puedan dar soporte al sistema de los robots, hacer que estos funcionen y hagan su trabajo correctamente. Por lo que, por esta parte, ya se están creando nuevos puestos de empleo.

También le puede interesar: La transformación digital en logística

Por otra, las funciones de los robots no sustituirán al 100% la faena de los operarios de almacén, por lo que no existe peligro de sustitución total de un trabajador por un robot. Su función es complementaria a la del trabajador, haciendo que su trabajo sea más efectivo, menos rutinario, menos pesado y menos peligroso.

Con todo esto, estamos frente a un nuevo modelo de negocio dentro de los almacenes logísticos, un modelo que promete un trabajo más eficaz, más seguro y más gratificante para todos aquellos que trabajan en un almacén logístico.

Fuente: http://revistalogisticaparaguay.com

Compartir