Según la propuesta, serían las líneas aéreas y los sindicatos quienes supervisarían el tráfico aéreo de ese país, por lo que los controladores ya no serían empleados federales.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentará un plan para privatizar el sistema de control de tráfico aéreo de Estados Unidos, instando al Congreso para separarlo de la Administración Federal de Aviación.

La propuesta de privatización de control del tráfico aéreo se enfrenta a grandes obstáculos en el Congreso, donde los demócratas y algunos republicanos se oponen a ella. Trump ha dicho con frecuencia que los esfuerzos de modernización del sistema de control del tráfico aéreo ya estaban obsoletos.

En una síntesis enviada a las compañías aéreas y grupos de interés, antes de la reunión, la administración Trump propone un periodo de transición de tres años para cambiar la supervisión del control del tráfico aéreo.

Según la propuesta, un tablero formado por las líneas aéreas, los sindicatos y los funcionarios del aeropuerto supervisaría la entidad sin ánimo de lucro. La nueva entidad debe respetar los acuerdos laborales existentes, pero los controladores ya no serían empleados federales.

La Administración Federal de Aviación gasta casi 10 mil millones al año en el control del tráfico aéreo financiado en gran parte a través de tarifas a los usuarios de pasajeros, y cuenta con unos 28 mil efectivos de control de tráfico aéreo.

Trump estará acompañado por algunos ejecutivos de las principales aerolíneas estadounidenses.

Oponentes, incluyendo a Delta Air Lines, dicen que el sistema de Estados Unidos es tan grande que la privatización no ahorraría dinero, y podría incrementar los costos de los boletos, además de crear un riesgo para la seguridad nacional.

La mayoría de las compañías aéreas apoyan el plan.

Fuente: http://mexicoxport.com

Compartir