México es uno de los mayores consumidores de bebidas a nivel mundial, especialmente de refrescos. El valor de la industria de las bebidas en 2016 se situó en 157 mil 880.8 millones de pesos, dato que experimentó un crecimiento anual de 9%, refiere el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Tan sólo en los primeros seis meses del año pasado el volumen de ventas de refrescos en el país ya había rebasado en 22.5% lo registrado en el mismo periodo de 2015, con un total de nueve mil 200 millones de litros, según datos de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC).

El volumen de venta en todo 2015 fue de 18 mil 587.4 millones de litros, mientras que por su valor de producción las empresas de este sector contribuyen con el 1.1% del PIB nacional.

El crecimiento de este sector, más allá del refresquero, está subordinado al correcto desarrollo de la cadena de suministro en la industria de las bebidas.

La logística de las bebidas se encuentra actualmente en fase de transición, tanto por parte de los productores como por parte de los mayoristas. Ambos actores de la cadena de suministro afrontan las necesidades cambiantes de este sector: los altibajos de los envases no reutilizables, el incremento de la diversidad de productos, los requerimientos de presentación y el aumento de las actividades de exportación por parte de los productores”, menciona Miebach Consulting.

Además, esta industria enfrenta otros retos como la reciente volatilidad del volumen de ventas o el cambio demográfico.

Esta firma consultora, de origen alemán, se encuentra realizando un estudio internacional para conocer cuál es la situación actual de la industria, cuáles son las medidas ya implementadas (en torno a la cadena de suministro) y cuáles se están planificando para hacer frente a los retos futuros.

Quizás te pueda interesar:  Mercedes Benz y su Proyecto Autónomo para el transporte público
Fuente: t21.com.mx

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY