Imagínese que usted tiene en su azotea una instalación de autoconsumo que genera más electricidad de la que necesita. ¿Qué hace con la energía sobrante? Hasta ahora, en el mejor de los casos, podrías beneficiarte en algunos casos con el denominado balance neto, o al menos dejar que entrase en la red, aunque no percibas nada por ello.

Pero ahora, gracias a la tecnología Blockchain, con la que se formó la moneda virtual Bitcoin, se puede intercambiar energía entre usuarios autoconsumidores y/o vender a terceros y formar una pequeña red dentro de un barrio o una pequeña ciudad.

Una empresa llamada  LO3 Energía ha desarrollado un sistema que permite a los usuarios comprar y vender la energía solar generada localmente dentro de sus comunidades. El sistema utiliza la tecnología Blockchain para facilitar y registrar las transacciones.

La distribución de la energía de esta manera es más eficiente que la transmisión de energía a través de distancias, dijo el fundador de LO3, Lawrence Orsini, y haría barrios más resistentes a los cortes de energía, así como ayudar a satisfacer la demanda de energía cuando las necesidades exceden las expectativas.

Esta iniciativa está también en línea con el creciente apoyo público a las energías renovables, los sistemas descentralizados de energía distribuida y los programas de compra colectiva de energía.

En una conferencia organizada por el MIT Technology Review y el MIT Media Lab, Orsini, aseguró que el 69% de los consumidores le dijo a la consultoría tecnológica Accenture que estaban interesados en tener un mercado de comercio de energía, y el 47% dijo que tenían previsto firmar proyectos de energía solar en su comunidad.

Quizás te pueda interesar:  Avanza el proyecto de la ciudadela aeroportuaria de Cartagena de Indias

LO3 Energía puso en marcha su sistema de transacciones de energía peer-to-peer, que se llama el Brooklyn Microgrid , hace aproximadamente un año. La microrred de suministro eléctrico conecta a las personas que tienen paneles solares en sus techos en varias partes de Brooklyn con los vecinos que quieran comprar energía verde generada localmente. Al igual que otras microrredes que operan junto, pero separado, a la red de energía tradicional.

Blockchain hace que la microrred de Brooklyn sea posible, dijo Orsini. Los autoconsumidores y compradores instalan contadores inteligentes equipados con la tecnología, que hacen un seguimiento de la energía que generan y consumen. Los registros de los contratos automáticos “inteligentes” que permiten transacciones de vecino a vecino también son rastreados utilizando Blockchain. LO3 Energía contrató al fabricante de software ConsenSys para construir el sistema, que se basa en la plataforma de computación distribuida basada en blockchain Etereum.

“Blockchain es un protocolo de comunicaciones muy bueno para lo que queremos hacer”, dijo Orsini, en la conferencia. “Esto no es sólo sobre el abono de facturas de energía”, agregó. “Se trata de una autoorganización en el borde de la red, lo que no se puede hacer con bases de datos normales”.

¿Podrían las microrredes como ésta sacudir a la industria de la energía? Por el momento, Brooklyn Microgird se compone de sólo 50 nodos físicos, pero Orsini  firmó una alianza con el conglomerado alemán Siemens en noviembre y está hablando con los reguladores en los EEUU, Australia y Europa sobre su expansión. Él también está dispuesto a colaborar con las eléctricas. “Lo que queremos es que el modelo eléctrico evolucione”, dijo.

Quizás te pueda interesar:  Brasil: el paìs donde baja el precio del combustible

Fuente: http://elperiodicodelaenergia.com

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY