La idea de construir un metro en Bogotá inicialmente fue concebida en el año 1942 por el entonces alcalde Carlos Sanz de Santamaría. 75 años después no se cuenta con este medio de transporte pero ya genera gastos en los recursos públicos.

Según proyecciones de finalización de la obra, la capital contará con este sistema para el año 2022, es decir 80 años después de su concepción primaria.
En todo ese tiempo diferentes estudios se han adelantado para determinar las condiciones que tendría el metro de Bogotá, representando esto, gastos para los recursos de los colombianos.
El metro, que según estudios de Systra tendrá la capacidad de transportar más de un millón de personas diariamente, cuenta actualmente con un presupuesto de $13,8 billones, de los cuales el 70% o lo que es lo mismo $9,6 billones, serán cofinanciados por la nación de acuerdo a la ley 310 de 1996. Los $4,1 billones restantes le corresponde aportarlos al Distrito Capital.
En lo que respecta al gasto público aportado por la nación, su desembolso deberá quedar formalizado en la firma de un documento Conpes y de acuerdo con el Consejo de Política Fiscal (Confis) el siguiente es el cronograma de dichos aportes:

2017: $771.000 millones
2018: $1,9 billones
2019: $1,9 billones
2020: $2,5 billones
2021: $2,5 billones

En relación al aporte del Distrito se sabe que $0,8 billones corresponden al cupo de endeudamiento de la ciudad, $2,4 billones provienen del 50% del recaudo de sobretasa a la gasolina desde 2017 y hasta por 20 años, y $0,7 billones obedecen al pago de dividendos producto de la libración de reservas de la ETB y la Empresa de Energía de Bogotá.
No obstante, la decisión tomada por el Ministerio de Minas y Energía en relación a la sobretasa a la gasolina, para el alcalde mayor de Bogotá Enrique Peñalosa: “afecta gravemente finanzas de Bogotá, desfinanciaría metro y quitaría recursos críticos a mantenimiento vial.” Así lo señaló el funcionario en su cuenta de Twitter:

Sin existir, los principales gastos que enfrenta el metro de Bogotá en la actualidad se dividen en estudios y contratistas:

Gastos en nuevos estudios
Uno de los más recientes fueron los realizados en la alcaldía pasada de Gustavo Petro con un costo de más de $130 mil millones, los cuales contemplaban la viabilidad de un metro subterráneo.
Esta idea ha sido descartada por la actual administración de Enrique Peñalosa, argumentando que la caída del precio del petróleo que provocó la devaluación del peso colombiano, lo hace financieramente inviable.
Lo anterior lleva a que se realicen unos nuevos estudios, significando esto un nuevo gasto público para hacer un metro elevado.
El contrato celebrado el 03 de febrero de 2017 entre la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) y el Consorcio Metro Bog, contempla un valor a pagar de casi $23 mil millones a la sociedad francesa Systra y la Sociedad Colombiana de Ingenieros Consultores Civiles y Eléctricos Ingetec S.A. quienes conforman el consorcio responsable de hacer los estudios y diseños de ingeniería básica del tramo I de la primera línea del Metro de Bogotá.
A este consorcio la FDN le otorgó el primer lugar el pasado 20 de enero tras un proceso de selección de concurso público.
El plazo de cumplimiento de este documento, contado a partir de la suscripción del acta de inicio, es de 14 meses, 8 en los que deberá entregar los resultados de los diseños de ingeniería básica y 6 en los que acompañará el proceso licitatorio.
Este contrato cuenta con la posibilidad, si ambas partes así lo consideran, de tener una prórroga de tiempo para su cumplimiento e incluso un aumento en el gasto contemplado originalmente.
Para adelantar los estudios anteriormente descritos, también es necesario pagar a una interventoría. La seleccionada por la FDN fue Sener-Integral quien según su contrato recibirá de los recursos públicos la cantidad de $3.385.709.609 más IVA.

Gastos en contratistas
Además de los consorcios nombrados anteriormente, existen otros contratistas que en la fase preliminar en la que se encuentra actualmente el metro, están devengando dineros por realizar labores relacionadas a este sistema de transporte.
Uno de ellos es el gerente del mismo proyecto, Andrés Escobar, de quien se conocen 2 contratos, uno firmado el 23 de febrero de 2016 por valor de $174 millones y otro pactado el 24 de agosto del mismo año por valor de $126 millones. Los dos documentos fueron celebrados con la Secretaría General de la Alcaldía mayor de Bogotá y suman 300 millones de pesos a favor del contratista.
Estas son algunas de las 8 funciones más destacadas que debe realizar Escobar: Coordinar los estudios que sean necesarios en el proceso de implementación de la Primera Línea del Metro de Bogotá y presentar para el pago, informes mensuales de las actividades que realice en desarrollo del contrato entre otras.
Con relación a los contratos de Escobar, la representante a la cámara Ángela Robledo pidió a la Contraloría Distrital investigar no solo el contrato de este funcionario sino 38 más suscritos por la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, UAESP, cuyo monto total asciende a $5.469.911.983.
A estos se le suman otros 13 contratos de asesores del despacho del Alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa por un valor de $2.068.087.421 en 2016.
Para la representante a la cámara resulta un despropósito el contrato de Andrés Escobar puesto que sus funciones le generan un ingreso mensual de cerca de $30 millones, por lo que pide a la Contraloría Distrital investigar al respecto, puesto que según el decreto 2785 de 2011 un contratista no puede devengar un salario superior a la remuneración total establecida para el jefe de la entidad, en este Caso el Alcalde Mayor, cuya mensualidad según el decreto 225 de 2016 tiene un máximo salarial de $ 13.828.119.
Según prensa de la representante actualmente la Contraloría Distrital se encuentra adelantando la investigación solicitada.
Otro contratista que desarrolla actividades vinculadas al metro de Bogotá desde 2015 pero que presta sus servicios a la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) es Gonzalo Espinal Betancourt cuyos contratos entre 2015 y 2017 ascienden a $512.367.360.

Las funciones que debe desarrollar este contratista están relacionadas a actividades previas al proceso de licitación.
Según prensa de la FDN el salario de Gonzalo Espinal no se desprende del presupuesto global destinado a la financiación del metro de Bogotá.
Esto es una aproximación de los dineros que mueve el metro sin existir físicamente. Según el cronograma establecido se espera que en el año 2018 se dé inicio a las obras que finalizarían en 2022. Para esa fecha el Metro contaría con 15 estaciones, 23 trenes 100% eléctricos y una longitud total de 30,58 km.

Fuente: http://www.dinero.com

Compartir