La constructora China Sinohydro está interesada en asumir la concesión para recuperar la navegabilidad del río Magdalena, que ahora está a cargo de la brasileña Odebrecht, una cesión que evitaría la liquidación del contrato de 873 millones de dólares y un mayor retraso de la obra.

Odebrecht se adjudicó en el 2014 a través de Navelena el proyecto para recuperar la navegabilidad del río, pero tiene problemas para ejecutarlo después de que el banco japonés Sumitomo Mitsui le retiró en enero el apoyo para financiar con 250 millones de dólares la obra.

 “La única salida que habría para este contrato es una cesión, que otra firma esté dispuesta a asumir el contrato, una firma que no sea Navelena y que no tenga nada que ver con Odebrecht, y en eso es lo que se ha venido trabajando”, dijo en una entrevista con Reuters el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade.

La constructora brasileña, que controla un 87 por ciento de Navelena, había decidido en diciembre mantener la mayoría de su participación después de que el Sumitomo le ofreció el crédito.

Sin embargo, tras la decisión de Sumitomo como consecuencia del escándalo de corrupción que involucra a Odebrecht en Colombia y América Latina, ahora busca retirarse y Sinohydro, subsidiaria de China Power, quiere tomar el contrato.

“Hay una firma interesada, se llama Power China, una firma de China que ya tiene un historial de trabajo en el río Magdalena a través de Sinohydro”, precisó Andrade.

El funcionario advirtió que, si no hay cesión, el contrato se tendrá que liquidar y abrir una nueva licitación, un proceso que tardaría al menos un año.

Quizás te pueda interesar:  La seguridad que no se ve en Centros Comerciales

Sinohydro hizo hace una década un estudio sobre navegabilidad, generación de energía y temas ambientales en el río Magdalena, pero fue descalificado en la licitación que ganó Navelena.

“Si ellos (Sinohydro) asumen el contrato, se podría dar el cierre financiero porque es un buen proyecto, la dificultad con la financiación no se deriva del proyecto como tal sino de quien es el concesionario en este momento”, aseguró Andrade al reconocer que en Colombia ningún banco está dispuesto a financiar una empresa controlada por Odebrecht.

En la eventualidad de que se liquide el contrato a Navelena, el Gobierno tendría que asumir los trabajos de dragado para mantener la navegabilidad del río mientras se adjudica a otro concesionario, añadió. El proyecto busca incrementar la movilización de carga en el río Magdalena a cerca de 10 millones de toneladas para 2029, en un intento por reducir los costos del transporte vial e impulsar las exportaciones de materias primas y productos agrícolas.

Navelena, que también incluye a la firma Valorcon, tiene como objetivo beneficiarse de su inversión en el proyecto a través de tarifas de peaje durante siete años después de que se complete la modernización de la hidrovía de 908 kilómetros.

Fuente: El Tiempo / REUTERS

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY