La Cepal prevé una expansión económica favorecida por un aumento del 19% en el precio de los bienes energéticos.  En esta semana, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicó la edición 2016 del ‘Balance Preliminar de las Economías’, un estudio que resume las principales tendencias macroeconómicas de los países latinoamericanos y presenta previsiones de su crecimiento para 2017.

Las economías emergentes empujan a la recuperación global.  Durante 2016 la economía mundial mantuvo la tendencia de bajo crecimiento que ha venido mostrando en los últimos ocho años y alcanzó una tasa de expansión del 2,2%, la más baja desde la crisis financiera internacional de 2008-2009. Al igual que en años anteriores, la dinámica del crecimiento fue empujada por las economías en desarrollo, cuya expansión fue del 3,6% en 2016, mientras que las economías desarrolladas crecieron un 1,5%. Para 2017 se espera que la economía mundial crezca 2,7% como resultado de una propagación del 4,4% en el PIB de los países emergentes, básicamente debido a un desempeño de India que crecerá 7,7%. En China, en cambio, se espera una ligera reducción de la actividad económica que, no obstante, permitiría alcanzar un 6,5% de crecimiento. Por otra parte, en el grupo de países desarrollados, se espera un crecimiento promedio del 1,7%. Para 2017 se prevé que la tasa de expansión del PIB llegará a 1,9% en Estados Unidos, a 1,7% en los países de la zona del euro y a 0,9% en Japón.

En América Latina se espera 1,3% como tasa de crecimiento promedio del PIB regional.Los países sudamericanos con mayor expansión económica serán Perú, Bolivia, Paraguay y Colombia.

Quizás te pueda interesar:  Con Intercambiador vial San Miguel, avanzan obras que comunican a Villeta con Guaduas y la Ruta del Sol 1

Según las previsiones efectuadas por la Cepal, entre 2016 y 2017, Ecuador pasará de una recesión (-2,0%) a un ligero impulso económico (0,3%).  En 2017, el volumen de comercio internacional aumentará.

En 2015 y 2016, en términos globales, el crecimiento del comercio fue inferior al repunte del PIB por primera vez en 15 años, exceptuando 2009, período de plena crisis económica y financiera. “Entre los factores que permiten explicar el escaso dinamismo del comercio se pueden identificar algunos de carácter cíclico (la deprimida demanda agregada mundial y una caída importante de la tasa de inversión) y otros de carácter estructural (un menor crecimiento de las cadenas globales de valor, la llamada ‘localización’ y la menor expansión de la economía de China)”. Para 2017, sin embargo, la Cepal espera que el repunte de la economía mundial se traduzca en un aumento de la demanda y la inversión. Si así sucede, la tasa de crecimiento del volumen de comercio internacional estaría ubicada entre el 1,8% y el 3,1%. Esta posibilidad vendría dada por una mejoría en los precios internacionales de los bienes básicos o ‘commodities’. “En 2016, la contracción de los precios de las materias primas resultó muy inferior a la registrada en 2015 (fue de un 6%, en comparación con un 29% en el año anterior). Los precios de los productos energéticos presentaron las mayores caídas en 2016 (-16%), seguidos por los de los minerales y metales (-4%), mientras que los precios de los productos agropecuarios, en promedio, evidenciaron un leve aumento del 3%.

Para 2017 se proyecta una recuperación de los precios de los productos básicos del 8%, liderada por los bienes energéticos, que presentarían un alza del 19%”. Sudamérica tuvo un deterioro de la cantidad y calidad del empleo En 2016, América Latina registró un aumento de la población en edad de trabajar que deseaba participar activamente en el proceso económico. Simultáneamente, sin embargo, se produjo una disminución de los puestos de trabajo lo que generó un incremento del desempleo. Por ello, como promedio para toda la región, la tasa de desempleo urbano aumentó de 7,4% a 9,0% entre 2015 y 2016. En este período, se observó también una caída del trabajo asalariado del 0,2% y un aumento del trabajo por cuenta propia del 2,7%.

Quizás te pueda interesar:  Paraguay: el país donde sí se aprovecha el transporte fluvial

“En América Latina, en 2016, el mercado laboral se caracterizó por un significativo deterioro de la cantidad y calidad del empleo, el cual no fue generalizado, sino que tendió a concentrase en los países de América del Sur”, sostiene la Cepal. En razón de lo anterior, hasta fines de 2016, se espera que, en los países sudamericanos, la tasa de desempleo aumente a 10,5%, el consumo privado disminuya en 2,3% y la inversión decrezca en 9,9% con respecto a 2015. (I)

Fuente: www.eltelegrafo.com.ec

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY