La naviera más grande del mundo es la favorita para comprar la compañía alemana, fundada en 1871, que enfrenta un panorama complicado debido a la crisis del transporte marítimo y las consolidaciones de empresas.

Reportes publicados por el portal especializado Joc.com y el diario estadounidense Wall Street Journal recogen versiones aún sin confirmar acerca del interés de Oetker, la corporación alemana dueña de la compañía marítima, por vender la séptima empresa más grande del mundo en su sector.

De acuerdo con las notas, una de las principales interesadas en adquirir a Hamburg Süd es la danesa Maersk, que desde 1996 ocupa el primer lugar mundial en el transporte marítimo de contenedores. En septiembre, Maersk había anunciado su intención de aprovechar la crisis y ampliar su mercado adquiriendo compañías navieras. En el caso de Hamburg Süd, otra aspirante es la china COSCO, que ocupa el cuarto sitio a nivel  global.

En abril pasado, Hamburg Süd había explicado en un comunicado de prensa que preveían “fuertes presiones” sobre sus ganancias, sobre todo por la baja de los precios de los fletes y la competencia de buques de mayor tamaño y capacidad.  La naviera prevé para finales de 2016 y comienzos de 2017 un bajada de las tarifas de transporte marítimo de alrededor del 16%.

Fuentes en México de Maersk y de Hamburg Süd declinaron hacer declaraciones con respecto a la eventual compra de la compañía.

El gigante del mar

Maersk Line es la naviera más grande del mundo. Suma 30.000 empleados y tiene oficinas en 116 países. América Latina representa el 12% del volumen de negocio global de la empresa. La compañía forma parte del Grupo Maersk, que también es activo en el sector portuario, logístico y energético.

En México, la empresa da empleo a más de 120 personas en cuatro oficinas comerciales(Ciudad de México, Monterrey, Querétaro y Guadalajara) y cinco oficinas en los puertos donde opera: Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Veracruz, Ensenada y Altamira. El grupo también controla la Terminal de Contenedores de Yucatán, en Puerto Progreso.

Con 17% del mercado, Maersk también es la naviera líder de mercado en México. En 2015, según cifras divulgadas por Mario Veraldo, director del Cluster de México y Centroamérica, Maersk movió unos 150,000 Teus (unidad equivalente a un contenedor de 20 pies), un crecimiento del 20% con respecto al 2014.

Para 2016, debido a la difícil coyuntura económica, las previsiones se quedan muy lejos de los dobles dígitos. Al comentar las cifras del 2do trimestre, Pablo Flores, director de Trade Marketing de la empresa, declaró: “Tomando en cuenta las cifras anteriores del desarrollo del importaciones y exportaciones en el país durante la primera mitad del año, nuestra expectativa de crecimiento para las importaciones durante el 2016 es de +/-4.5% mientras que esperamos una caída de +/- 2% en las exportaciones para un crecimiento total del volumen de contenedores cercano al 2%”.

La división portuaria del grupo construye en este momento una terminal automatizada de contenedores en el puerto de Lázaro Cárdenas (Mich.), con un inversión de 900 millones de dólares. El inicio de las operaciones estaba previsto para este mes de diciembre, pero en información para sus accionistas de octubre de esta año, la empresa estima que la terminal, con una capacidad anual de 1.2 millones de Teus, estará completamente operacional a principios de 2017.

Los proyectos portuarios de Maersk en México no se limitan al Pacífico. Durante una visita a México en abril, el Director General del grupo, manifestó su interés en participar en la licitación de la nueva terminal de contenedores, del Puerto de Veracruz. En agosto, la Administración Portuaria Integral (API) de este Puerto ya publicó el pre-registro para participar en el concurso.

Hamburg Süd comenzó operaciones en 1871 con un servicio mensual de once naves entre el puerto alemán de Hamburgo y Sudamérica, particularmente Brasil y Argentina. Tras perder su flota durante la Primera Guerra Mundial y recuperarse, para los años cincuenta apostaron al transporte refrigerado. En 1955 fue adquirida por el consorcio familiar Oetker, que controla empresas de alimentos, bebidas y servicios financieros.

Con ese impulso, las operaciones de Hamburg Süd se extendieron hasta Oceanía y Asi y ala empresa se convirtió en la séptima naviera del mundo: de acuerdo con cifras de Alphaliner, tiene el 2.9% del mercado (602 mil TEUs). Si la compra Maersk, la compañía danesa afianzará su liderazgo global (maneja actualmente el 15.7% de los contenedores en el mundo, más de 3 millones 250 mil); mientras que para COSCO implicaría subir del cuarto al tercer sitio a nivel global, superando por muy poco a la francesa CMA CGM.

Hamburg Süd abrió una representación propia en México en 2006. Actualmente cuenta con 130 empleados y tiene oficinas en Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Querétaro y Mérida y opera en los puertos de Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Altamira, Veracruz y Progreso). En abril pasado, comenzó a operar el primer servicio regular de transporte  de carga entre Puerto Progreso, Yucatán, y Europa con el navío Cap Beatrice, que tiene capacidad para dos mil 500 contenedores de 20 toneladas.

Fuente: http://mexicoxport.com

 

Compartir