Para reducir las congestiones de tránsito que vienen presentándose en los accesos de las principales ciudades del país hay varias alternativas.

Para mejorar en infraestructura, en los ingresos y salidas se pueden construir anillos viales, variantes, intercambiadores y hacer las dobles o terceras calzadas, según el caso, para agilizar el tránsito. Se complementarían con redes de ciclorrutas.

Otras alternativas podrían ser la instalación de peajes y carriles preferenciales para los vehículos particulares; hacer parques logísticos para el transporte de carga y generar o fortalecer un sistema de transporte público regional, según las propuestas contenidas en el módulo 2 del Plan Maestro de Transporte Intermodal (PMTI), que el Gobierno Nacional presentará este jueves en el 13.º Congreso Nacional de la Càmara Colombiana de Infraestructura (CCI).

El PMTI, liderado por el vicepresidente de la República, Germán Vargas, y el cual traza la hoja de ruta para la infraestructura del transporte al 2035, fue lanzado hace un año con una primera fase en la que se marcó la red básica nacional de infraestructura intermodal, que ya se comenzó a trabajar. Ahí están algunas vías de 4G.

En esta fase 2, la Nación analiza cómo se podrían descongestionar los accesos urbanos, señala un listado de 65 proyectos viales, aeroportuarios, férreos, fluviales y marítimos que se deben priorizar para ejecutar en la primera década y el costo de las obras, que ascienden a 49,4 billones de pesos. Así mismo, cómo potenciar la logística y competitividad en el país.

Cómo mejorar accesos

De acuerdo con este plan, conocido por EL TIEMPO, para enfrentar los cuellos de botella en los accesos urbanos se plantea que para el transporte particular se deberían hacer también parqueaderos que sirvan para la integración con el transporte público.

Para el transporte de carga se indica que en accesos urbanos deben funcionar parques logísticos, bahías de carga y enturnamientos con logística para el cargue y descargue de las mercancías. Esto contribuye a reducir los tiempos y mejorar la eficiencia logística. Algo que se ha comenzado a ensayar con éxito en el Valle.

Para el parque automotor público se propuso el desarrollo de un sistema de transporte regional, crear redes de alta ocupación (pueden ser con buses o trenes) y establecer estaciones de intercambio modal.

Lo anterior implicaría que se tendrían que hacer acuerdos de infraestructura urbana para los accesos, entre el Gobierno Nacional y las entidades departamentales o municipales, para sacarlos adelante.

Estas propuestas son parte del estudio hecho por Steer Davies Gleave para el Gobierno Nacional, que para este segundo módulo del PMTI señaló las ciudades que más deben mejorar los accesos urbanos, por su impacto logístico.

Para ello analizaron 38 centros urbanos y más de 160 accesos, teniendo en cuenta la cantidad de vehículos circulantes, la velocidad alcanzada en el corredor, la expansión urbana y si es concesión vial o no.

Las 14 capitales priorizadas para resolver las congestiones son: Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena, Manizales, Bucaramanga, Santa Marta, Popayán, Pereira, Villavicencio, Buenaventura, Yopal y Armenia.

Bogotá, por ejemplo, requiere intervenciones urgentes, pues hay tramos, como los de la autopista Sur, donde la velocidad del tránsito en ocasiones no supera los 18 km por hora.

En el campo logístico, el plan maestro sugiere un plan operativo para los seis principales corredores logísticos trazados para el país. Uno de ellos es el corredor Bogotá-Buenaventura, donde para mejorar su operatividad se proponen enturnamientos, cargue y descargue nocturno; en infraestructura, plataformas logísticas y adecuación de pasos urbanos.

Para que esto funcione, se deben actualizar las normas que permitan potenciar la intermodalidad y mejorar los servicios logísticos.

65 proyectos priorizados valen $ 49 billones

El Plan Maestro de Transporte Intermodal (PMTI) 2 definió 65 proyectos que se deben ejecutar en infraestructura en la primera década. Son 13 de la red vial nacional, 14 de integración, 13 aeropuertos, 3 sistemas férreos y 4 canales fluviales y marítimos.

Además, señaló que hay cuatro proyectos viales estratégicos para el Gobierno Nacional con los que se debe arrancar prontamente, por su impacto logístico y económico y cuyas obras cuestan 9,6 billones de pesos.

Estos proyectos son: el corredor Ocaña-Cúcuta, con 195 km de vía por mejorar y la construcción de 5,9 km de la doble calzada Pasto-Popayán, la cual necesita las variantes de Popayán y Timbo, Puente Arimena-Puerto Carreño, donde se proyectan 582 km de carretera nueva, y Barbosa-Bucaramanga, donde se planea la construcción de 10 km de segunda calzada y mejoramiento de 152 km.

Otros 13 proyectos seleccionados para ejecutar en la 1.ª década y que valdrían 13,8 billones de pesos: el tramo de Bogotá al Tablón (vía a Villavicencio), Villeta-Guaduas, Ciénaga-Barranquilla, Quibdó-Bolombolo, el segundo túnel de La Línea, Barbosa-Tunja, Ciénaga-Barranquilla, La Manuela-La Pintada, La Paila-Calarcá, Granada-Acacías, Sogamoso-Aguazul, Zipaquirá Barbosa, Planeta Rica-Sincelejo y Caño Alegre-Santuario.

Los aeropuertos, marcados por el PMTI2 como prioritarios para el país, son la construcción de El Dorado II y seguir con la ampliación de El Dorado existente; los de Rionegro, Cartagena, San Andrés, Santa Marta, Cali, Buenaventura, Armenia, Neiva, Ipiales, Ibagué y Pereira.

En proyectos férreos se insiste en los corredores del Magdalena, del Pacífico y Bogotá-Belencito, en los que ya se ha avanzado.

Fuente:  www.eltiempo.com

Compartir