Los resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC) en lo corrido del año hasta el mes de agosto, muestran una buena dinámica a pesar de los efectos del paro camionero que se vieron reflejados en los meses de junio y julio. En efecto, para los primeros ocho meses de 2016 la producción y ventas crecieron, la capacidad instalada se sitúa por encima del promedio histórico, los pedidos continúan en niveles altos y el clima de los negocios refleja una situación favorable.

En comparación con otros países, encontramos que el desempeño de la industria colombiana es mejor que el observado en la mayoría de los países de la región. Es así como el dato positivo en la manufactura colombiana resulta favorable frente a caídas de -7.5% en Brasil, -4.4% en Perú y -0.5% en Chile en lo corrido del año.

En este contexto, cabe resaltar el comportamiento de las exportaciones en el mes de agosto. Si bien se mantiene la tendencia decreciente por tercer año consecutivo con una variación año corrido de -22,2% en las exportaciones totales, en el mes de agosto comparado con el mismo mes del año anterior, estas tuvieron una variación positiva de 7%, dentro de las cuales las de manufacturas aumentaron un 22,2% para el mismo mes. Pese a esta ligera recuperación, la devaluación del peso no ha sido suficiente para impulsar las exportaciones, lo que muestra que los grandes limitantes en competitividad, los precios internacionales de las materias primas y la baja demanda mundial, son factores que continúan pesando sobre el desempeño exportador.

Quizás te pueda interesar:  Representantes de 50 países conocerán avances del régimen franco colombiano en el III Congreso Mundial de Zonas Francas

Además, el panorama actual está acompañado de otras dificultades que no debemos dejar de lado. En materia laboral, si bien la tasa de desempleo disminuyó un punto porcentual en agosto situándose en 9.0%, el empleo en el sector industrial para el trimestre junio-agosto, se contrajo -0,8%, con una pérdida de -20.000 puestos de trabajo.  A lo anterior, se suma el bajo crecimiento de la demanda de energía para la industria, que se contrajo -2.8% en el mes de septiembre.

Estos resultados industriales se dan en un contexto internacional de incertidumbre. La menor dinámica de la economía colombiana se refleja en las proyecciones de analistas nacionales y agencias multilaterales y en esta dirección, tanto el Fondo Monetario Internacional como el Banco Mundial revisaron a la baja sus proyecciones de crecimiento para Colombia. El FMI bajó la cifra de 2,5% en julio a 2,2% en octubre, en tanto que el Banco Mundial lo hizo de 2,5% en junio a 2,3% en octubre.

Por su parte, el Foro Económico Mundial en su reciente informe del índice de competitividad global, ubica a Colombia en el puesto 61, la misma posición en la que se ha mantenido desde hace 2 años, con desmejoras principalmente en el pilar de entorno macroeconómico.

A lo anterior se suman aspectos como el desarrollo de la infraestructura y logística, la reducción del costo país, la pertinencia y calidad de la educación, la innovación, ciencia y tecnología y la lucha contra el contrabando.

El contrabando en la problemática industrial:

El contrabando y la competencia desleal continúan siendo parte de las dificultades que aquejan diariamente a los empresarios colombianos y así lo reflejan los resultados de la EOIC donde el 44.9% de los empresarios afirmaron verse afectados por este flagelo. Esta misma pregunta fue hecha en 2014, donde el 61,1% de los encuestados respondieron que se veían afectados por el contrabando o competencia desleal. Esta relativa mejoría podría explicarse por las medidas que ha venido adoptando el gobierno, especialmente la ley anti contrabando que ha permitido un mayor trabajo público- privado contra el contrabando, coordinación interinstitucional y un efecto persuasivo en relación con la penalización del contrabando; también han jugado un efecto positivo las campañas y sensibilización anti contrabando que se están realizando a nivel público y privado.

Quizás te pueda interesar:  Almacenamiento de petróleo: una tarea de gran cuidado

andi-contrabando

 

Igualmente, se evaluó la percepción que tiene cada organización, sobre el contrabando y la competencia desleal y las maneras como estas actividades impactan el libre funcionamiento de la empresa. Al preguntarles a los empresarios sobre su percepción del contrabando en el último año, el 66,4% afirmó que permaneció igual, un 22,6% que aumentó y 10,9% que disminuyó. Estos resultados muestran una mejoría en el tema de contrabando con respecto al año 2014, donde el 40,6% de los empresarios aseguraban que había aumentado el contrabando y tan solo el 3,6% afirmaron que había disminuido.

andi-contrabando2

Fuente: www.andi.com.co

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY