El pasado jueves el presidente Juan Manuel Santos ordenó la cancelación de licencias a conductores que bloquean las vías, y la Superintendencia decidió tomar medidas preventivas ante la situación, luego de analizar los informes de la Policía de Tránsito y Transporte .

La Superintendencia de Puertos y Transportes investiga a gremios de transporte de carga por promover, facilitar, convocar e incitar a empresas y propietarios de vehículos de servicio público de transporte terrestre de carga a abstenerse de prestar el servicio e impedir su prestación.

Hasta el momento se ha ordenado la suspensión de 977 licencias de conducción cuyas infracciones fueron registradas y remitidas por la Dirección de Tránsito y Transporte, así lo dio a conocer el superintendente Javier Jaramillo.

La mayoría de estas cancelaciones se dio el viernes. Las autoridades no reportaron suspensiones el fin de semana y aún no hay registros de este lunes.

La entidad explicó que la medida preventiva se extenderá mientras persista la alteración en la prestación del servicio público de transporte y hasta tanto no se supere la afectación de la movilidad en las vías públicas por cuenta del paro camionero que ya completa 41 días.

Los gremios infractores se exponen a una sanción hasta de $482 millones, si una vez finalizada la investigación se comprueba que facilitaron la afectación del servicio público de transporte terrestre de carga en Colombia.

Compartir