La economía en Colombia sigue colapsando, y el paro de camioneros es uno de los pilares del caos que vive el país.

Además de los daños causados al sector educativo, alimentario y de transporte, la industria de los combustibles se pronuncia ante los 37 días sumados a este paro camionero y lo lejos que parece estar una conciliación.

Por los momentos en Bucaramanga, no hay desabastecimiento de combustibles, debido a que la Refinería de Barrancabermeja es el principal surtidor, mediante poliductos.

Pero el etanol, el cemento, la varilla y el acero se han visto comprometidos. El etanol, es necesario para la fabricación de biocombustibles, este compuesto químico es procedente de Valle del Cauca, por lo cual los problemas de transporte afectarían gravemente a Santander. En el caso de los materiales de construcción pese a que aún no hay estado de alerta por falta de material, los procesos para conseguirlo son cada vez más complicados y demorados, y podría afectar el desarrollo de infracestructura pública, como el tercer carril y aproximadamente 4000 construcciones  también comprometidas en Bucaramanga y el área metropolitana.

Las ventas de ACPM han disminuido en el sector, siendo una de las causas por las cuales empresas dedicadas a la venta y comercialización de combustible se ven en una situación difícil.

Por su parte las entidades gubernamentales correspondientes aseguran que aceptar algunas de las peticiones de los camioneros tendría entre algunas de sus consecuencias un aumento en la canasta familiar.

Fuente: www.nbnoticias.com

Compartir