La logística de distribución es la encargada de colocar los productos y/o servicios a la mano de los usuarios en el momento, lugar y cantidad adecuadas. Para tal fin se debe planificar y controlar una serie de actividades muy importantes que permitirán cumplir con sus objetivos principales. Dentro de dichas funciones están:
– Participar en la estimación de la demanda
– Procesar pedidos o compras de material, insumos, etc
– Gestionar la recepción, inspección y almacenamiento de productos o materias primas.
– Alimentar la cadena de producción con base en los programas de fabricación (para el caso de productos)
– Embalaje, etiquetado, etc
– Coordinar cargue, transporte, entrega y descargue
– Soportar las funciones de información al cliente (interna o externamente según el tipo de organización)
Todas estas funciones tienen un componente de complejidad de acuerdo con el tipo de bien o servicio que se ofrece, el tamaño de la empresa que lo produce, y las condiciones externas que podrían afectar algunas de ellas tales como situación política, social, clima y geografía.  El responsable de la distribución siempre debe estar en contacto con los clientes, los otros departamentos y monitorear las variables exògenas que podrían afectar su normal funcionamiento, y que deben ser tenidas en cuenta para evitar errores o para el manejo de contingencias en caso de desviaciones.
Quizás te pueda interesar:  Apple instala 17 MW de paneles solares en la azotea de su nueva sede en Cupertino

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY