Los habitantes del corregimiento Barbosa, en el municipio de Magangué, afirman sentirse invisibles para las autoridades municipales y departamentales, y manifiestan que desde más de 20 años vienen observando como el río Magdalena poco a poco se traga el pueblo.

Según Orlando Menco, líder de la población, la fuerte erosión que golpea la zona ribereña del corregimiento ha ocasionado el derrumbe de viviendas por lo que muchas familias han abandonado sus inmuebles debido al debilitamiento del terreno.

Manifestó que 62 casas se las ha llevado el río, dos calles han desaparecido, y advirtió que con frecuencia ven a la administración municipal haciendo estudios y recolectando información pero todo queda en el papel y no proporcionan soluciones.

“Nosotros no hemos sentido apoyo de ninguna parte. Ni a nivel nacional, ni departamental ni municipal. Vienen, toman fotos y videos pero no hemos visto ningún resultado. Desde hace 20 años nosotros venimos sufriendo por lo mismo, el pueblo se nos está acabando, el agua se lo está tragando. Aproximadamente se nos han ido dos calles y cerca de 62 casas, el río se las ha llevado y todavía es la hora y no hemos visto presencia del Estado”, expresó.

Ante estas circunstancias los habitantes de Barbosa alertaron que bloquearán el transporte fluvial de esa parte del departamento, con el fin de llamar la atención de las autoridades.

“Nosotros haremos un paro. Queremos adueñarnos de unos remolcadores porque si no nos quieren parar bola, la única forma que hay es hacer un paro.  Tenemos ganas de hacer el paro, una protesta aquí en el río, paralizar los remolcadores”, precisó Orlando Menco.

Compartir