La Autoridad de Licencias Ambientales –ANLA– suspendió las operaciones de recibo, almacenamiento y cargue de carbón de la Sociedad Operadora de Carbón de Santa Marta (Carbosan), las cuales se llevan a cabo dentro del puerto de Santa Marta

La decisión se tomó al encontrar el ente estatal incumplimientos de la empresa en el Plan de Manejo Ambiental, situación que pone en riesgo la fauna, la calidad del aire y del agua en la zona de influencia del terminal marítimo.

Según informó ANLA, en las visitas técnicas que hicieron al puerto, hubo una serie de hallazgos, entre las que se mencionan presencia de carbón en la parte posterior de los muros,  deficiencias en las alturas de las pilas de almacenamiento y descargue del mineral por parte de los camiones fuera del sistema autorizado.

La medida es de carácter preventivo,  de aplicación inmediata y se hizo oficial a través de la Resolución No. 0505 del 12 de mayo de 2016. Es de ejecución inmediata y solo será levantada cuando la empresa cumpla cada una de las condiciones previstas para ello.

Carbosan tiene una capacidad de almacenamiento de 97.000 toneladas, aproximadamente, en el patio Ancón y de 120.000 en los patios 4 y 5. Sus instalaciones portuarias están acondicionadas, adicionalmente, para el transporte del mineral a las bodegas de almacenamiento de los buques de carga.

Deberes. Entre los compromisos que deberá cumplir el complejo marítimo para poder volver a operar están: la humectación del 100 por ciento de las pilas de almacenamiento, las pilas de carbón y las vías de circulación;  funcionamiento adecuado de las barreras corta viento, limpieza de carbón y polvillo en las áreas de los muelles 6 y 7 de las playas adyacentes a los patios 5 y 6 y la operación óptima de la banda transportadora, que según las visitas se encontraron en mal estado.

Adicionalmente –agrega el reporte– no se podrá descargar carbón directamente en las áreas de almacenamiento en los patios 4 y 5 y prevenir la caída de mineral al exterior de los muros.

Carbosan se encuentra ubicado en la Bahía de Santa Marta y está rodeado por los cerros de San Martín y Ancón y la ensenada de Taganguilla, lo que hace que las medidas de control ambientales sean estrictas y se cumplan al pie de la letra.

Compartir