Continúa bloqueada la vía Cali – Popayán por protesta indígena

La vía que de Cali conduce a Popayán se encuentra bloqueada en varios puntos por indígenas que participan en el paro agrario. Se presentaron enfrentamientos con la Fuerza Pública. Fotos: Oswaldo Paéz

Tras un día de bloqueos y enfrentamientos entre indígenas y el Esmad, este miércoles permanece cerrado el paso en la vía Panamericana debido a que varios camiones fueron atravesados en la vía durante protestas de indígenas en el marco del paro agrario.

El bloqueo persiste en el kilómetro 53, sector Caldono, según el reporte de Invías, lo que ha generado que centenares de vehículos estén represados sobre la vía en un trancón que se extiende hasta Santander de Quilichao.

De acuerdo con el reporte del comandante de la Policía de Tránsito de Popayán, mayor Germán Darío Sáenz Mantilla, la situación se ha empeorado porque los indígenas han derramado Acpm sobre la vía.

“Es muy peligroso para los conductores habilitar la vía en esa condiciones, así que hasta que no se nivele la seguridad vial de la capa asfáltica no se puede reabrir el paso”, señaló el uniformado, quien reiteró que trabajan para poder poner en funcionamiento el corredor vial lo más rápido posible.

“Los indígenas destruyeron algunos sistemas eléctricos de los tractocamiones que los dejaron sin poder utilizarlos en la mitad de la vía, además que pararon varios vehículos que transportaban cerveza Pilsen y tiraron los envases vacíos a la carretera”, agregó.

Afirmó que hay cerca de 200 uniformados que buscan despejar la vía para tener las condiciones mínimas de seguridad para el tránsito de automotores.

“Por el momento tenemos tres uniformados lesionados con objeto contundente”, acotó el uniformado.

Los cabildos del norte del Cauca protestan contra lo que ellos llaman “el incumplimiento” por parte del Gobierno de varios compromisos adquiridos.

De acuerdo con el Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, Acín, al menos 12 mil personas están desde el lunes pasado en en La María, Piendamó, haciendo parte de la movilización general que organizaciones como el Congreso de los Pueblos, la Marcha Patriótica y Dignidades Agrarias preparan en todo el país.

“A pesar de la presencia paramilitar en todo el departamento y de las últimas amenazas que hemos recibido varios líderes indígenas, nosotros saldremos a manifestarnos y a presionar hasta que el Gobierno se reúna con las comunidades”, indicó Luceida Juricué, consejera de la Acín.

Y es que el taponamiento de esta importante vía era uno de los principales temores del Gobierno. Y no era para menos. Son alrededor de 20 mil personas, entre indígenas y campesinos, que se están concentrando en cuatro puntos de este corredor vial porque manifiestan que el Gobierno Nacional no les está cumpliendo a estos grupos poblacionales luego de pactos registrados en pasadas movilizaciones.

Para el consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, José Ildo Pete, la movilización estaba ya pactada desde finales del año anterior, como consecuencia del incumplimiento de acuerdos en temas de tierras, derechos humanos, autonomía indígena, minería, entre otros.

El deseo de volver a las vías lo avivó, incluso, el encarcelamiento de Feliciano Valencia “por lo que significa ese acto: ahí se puso en duda la Jurisdicción Especial Indígena. Por lo que la gente quiso salir a movilizarse, pero los consejeros hicimos un llamado al orden. No nos movilizamos para no estropear las elecciones locales de 2015”, comenta el consejero mayor.

El líder nativo agregó, además, que son varias las razones para que estas comunidades se declaren en asamblea permanente, entre ellas las pocas acciones del Estado frente al tema de la minería ilegal, no solo en sus territorios, también es la persecución a sus líderes y el incumplimiento del Gobierno a temas ya pactados como la compra de tierras para estas comunidades.

Pero hay otra causa de estas movilizaciones por parte de los nativos: denuncian que no tienen participación en La Habana, donde el Gobierno Nacional dialoga con la guerrilla de las Farc una posible salida negociada del conflicto.

“Hemos insistido desde los inicios de los diálogos de La Habana que en la mesa de negociaciones no estamos representados porque nunca fuimos tenidos en cuenta. Ante esto estamos proponiendo que antes o después de la firma del acuerdo final el Gobierno, la guerrilla y la comunidad indígena hagan un debate humanitario en La María, Piendamó, donde podamos sentar nuestra posición frente al tema”, asegura José Pete.

Esta misma posición es la esbozada por los líderes campesinos de Piendamó, El Tambo, Timbío y el Macizo Colombiano, como el caso de Daniel Ulcué, representante de los labriegos cocaleros asentados al occidente del Cauca.

“Son varias localidades tambeñas que marchamos, como son Huisitó, Playa rica, entre otras, ya que no encontramos una solución real al problema de los cultivos ilícitos y solo conocemos el brazo armado del Estado a la hora que busca solucionar un problema que no solo es del campesinado. Por ejemplo, donde yo vengo, la única fuente laboral y de ingresos para las familias es el cultivo de coca porque no hay más. Uno siembra plátano y termina es arruinado. Además, habitamos una zona olvidada donde no hay carreteras, ni escuelas, ni puestos de salud. Para vivir en esas condiciones hay que echar mano del único cultivo que es restable, el cual ya mencioné”, explica Daniel Ulcué.

Agrega el líder campesino que el Gobierno no cumple a la hora de pactar acuerdos en medio de movilizaciones, como en el caso del año 2011, donde los habitantes del occidente del Cauca llegaron a pie a Popayán para exigir la solución a sus dificultades, entre ellas la construcción de una vía hacia estas localidades, ya que el acceso, a Playa Rica, es por ahora a loma de mula. Por eso, otra vez están en movilización, donde también denuncian el incremento de las amenazas por parte, según ellos, de grupos paramilitares.

Los puntos de concentración sobre los costados de la Panamericana son a la altura de la vereda El Uvo, Timbío; La María, Piendamó, Mondomo, Santander de Quilichao y Villa Rica, en este último punto hay reuniones de comunidades afrodescendientes.

Mientras tanto, las comunidades indígenas del Valle del Cauca continúan reunidas en el resguardo del corregimiento de la Delfina, en el kilómetro 43 de la vía al mar, a la espera de la mesa de concertación que se llevará a cabo este miércoles a las 7 de la mañana en ese sector.

El presidente Juan Manuel Santos pidió este martes a las comunidades indígenas y campesinas que no realizaran bloqueos que vulneren los derechos de los demás.

“El Gobierno ha sido totalmente respetuoso –eso es parte de nuestro talante– de las protestas sociales, de las movilizaciones, siempre y cuando se hagan dentro de la ley y no vulneren los derechos de otros colombianos”, manifestó Santos.

Acciones de las autoridades

Imagen del bloqueo de la vía Panamericana en la vereda El Pital de Caldono, Cauca. Foto: Oswaldo Páez | El País
Imagen del bloqueo de la vía Panamericana en la vereda El Pital de Caldono, Cauca. Foto: Oswaldo Páez | El País
Mientras tanto, el alcalde de Popayán, César Cristián Gómez Castro, decretó unas medidas de prevención, a través de acto administrativo que consta de siete artículos y en donde se avalan una serie de prohibiciones, como la realización de trasteos en horas nocturnas, y se dice que la Policía será la encargada “de evitar el recorrido de cualquier marcha en el sector histórico y aledaño al Parque Francisco José de Caldas”. En otras palabras, que no está permitido movilizaciones masivas en esta parte de la ciudad.

Por su parte, el gobernador del Cauca Óscar Campo, reiteró que las peticiones de los campesinos e indígenas contarán con el respaldo de la institucionalidad, con el fin de solucionar las problemáticas que padecen estos grupos poblaciones. Sin embargo, y para evitar alteraciones del orden público, sobre la Panamericana se dispuso una serie de puestos de control, con personal del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, de la Policía Nacional.

“Son 1.500 efectivos de la Policía que están velando por la seguridad sobre la Panamericana. Ya se registraron unas situaciones de intento de taponamiento, en el sector de El Túnel, Cajibío, pero la intervención oportuna del Esmad no permitió que esto pasara a mayores, retirando dos vehículos de cargas que fueron pinchados por unos sujetos, demostrando así la capacidad de nuestra institución de garantizar la movilidad por este importante corredor vial”, expresa el comandante de la Policía en el Cauca, coronel Édgar Rodríguez.

Heridos en confusos hechos

Las autoridades confirmaron que lamentablemente un niño y dos adultos resultaron heridos al parecer cuando manipulaban sustancias explosivas. La situación se registró cuando estas personas permanecían en un predio ubicado en el corregimiento de Mondomo, zona rural de Santander de Quilichao, norte del Cauca.

Las personas resultaron afectadas con quemaduras, dos adultos fueron remitidos a la clínica Valle del Lili de la ciudad de Cali, Valle, luego de recibir los primeros auxilios en el hospital de Santander de Quilichao.

Las personas afectadas por esta situación fueron identificadas como Héctor Darío Guetio, Daniel Álvarez y el nombre del pequeño se mantiene bajo reserva. Según el dictamen médico, los adultos terminaron con quemaduras de primer y segundo grado en el rostro, pecho, abdomen y brazos.

En estos momentos se adelantan las correspondientes investigaciones para establecer con exactitud el origen y el uso de la probable sustancia explosiva que posiblemente era manipulaba por estas personas, quienes participan en las movilizaciones sociales que se registran en diferentes puntos de Cauca y del país.

Compartir